Elena Liberatori, la jueza que hizo historia

Sociedad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Desde muy pequeña, Elena siempre ha tenido una sensibilidad y empatía extraordinaria hacía los animales no humanos y ello ha marcado su existencia en la defensa de la vida, que ha cumplido con creces en su profesión como jueza en Argentina. Es una persona cercana, abierta, que desprende gran simpatía y con mucha experiencia en un juzgado donde tiene que atender numerosos casos complicados y de importancia.

La llegada de un expediente “Sandra” y su posterior sentencia, ha sido un referente importante en el mundo en la defensa de los animales y en especial de los homínidos no humanos. En numerosos procesos judiciales que a nivel internacional están abiertos en la protección animal, en la mayoría de ellos se hace referencia  a la sentencia de la orangutana Sandra declarada por ella como “persona no humana” y en consecuencia con derechos adquiridos. Pero su decisión estuvo avalada por numerosos científicos y ella profundizó y estudió intensamente en la cultura y comportamiento de los de su especie y otros estudios relacionados a los grandes simios.

Es también referente en las numerosas jornadas que se realizan a nivel internacional sobre los derechos de los seres sintientes invitándola en conferencias como persona esencial que con su fallo en el tribunal a favor de Sandra, hay un antes y un después en la defensa de las especies vidas diferentes a la humana.

Con claridad, sinceridad y amabilidad, Elena Liberatori ya pertenece con derecho propio a los defensores de los derechos básicos de los homínidos no humanos. Su amistad ha sido para mí un honor. Nos ha abierto sus sentimientos a la que ya es su amiga Sandra, que cuando la tuvieron que anestesiar para realizar análisis para su traslado, Elena en todo momento estuvo presente cogiéndole la mano para transmitir tranquilidad. Un acto de amor que sin duda rompe la barrera de las especies y nos da una lección de profunda empatía hacía los cautivos, llevando la igualdad más allá de la humanidad.

 

ENTREVISTA A ELENA LIBERATORI

1.- Estimada Elena, en primer lugar quisiera agradecer su tiempo esta entrevista y desde luego, por la sentencia que ha dado la vuelta al mundo al haber declarado a un homínido no humano, en este caso a Sandra, como “persona no humana con derechos adquiridos”. ¿Al dictar la sentencia creyó que iba a saltar a todos los medios de comunicación internacionales?

Muchas gracias Pedro por haberme invitado a esta entrevista que considero un honor y espero no defraudar las expectativas a mi respecto, ya que es la primera ocasión en que estamos de este modo dialogando, y que va más allá de todo lo que se viene publicando tanto acerca de la sentencia como de mi persona. Reitero mi agradecimiento y paso a responder. 

Cabe tener en cuenta que el Juzgado del cual soy titular es un tribunal en lo Contencioso Administrativo, es decir, tiene competencia acerca de las cuestiones conflictivas entre las personas y el Estado, en nuestro caso, es el Estado Ciudad Autónoma de Bs.As. Eso quiere decir que a la par del expediente del caso Sandra, había todo el resto de las muchas causas judiciales en trámite y ese año en particular, 2015, estaba a cargo de otro juzgado de primera instancia en el cual resolví un expediente muy importante, voluminoso acerca de la revocación de una concesión hecha en 1983, un expediente sumamente complejo porque habían pasado muchos años de causas penales incluidas. Ese caso, Parques Interama, para tener una idea de su magnitud estaba incluido por los montos en juego, en la nómina de los casos de corrupción de la época de la dictadura militar (1976-1983) vinculados a la deuda externa del país. Con esto quiero decir, que el Caso de Sandra la orangutana del ex zoo de Bs.As., era un expediente más a la vez que con su particularidad desde el inicio por tratarse precisamente de ella, un animal no humano. 

Honestamente nunca pensé en la repercusión internacional porque siempre pienso que solo hice lo que correspondía como jueza y lo obvio desde mis convicciones. Empezamos a advertir con mi Equipo (estamos en redes como Equipo Judicial Sandra) que producía cierto ruido, como decimos aquí, cuando una revista de España, precisamente, me declaró Persona No Grata. Esa revista se llama Mundo Toro. Hoy en día, sigue siendo mi mayor orgullo. Y a la vez me sorprendió cómo advirtieron rápidamente que la decisión de declarar a un animal “persona no humana”, podía tener consecuencias indeseadas para ellos. Eso sí me sorprendió entonces.  Ahora bien, no mucho tiempo después, yo diría ya a comienzos del 2016 nos encontramos con mi Equipo muy sorprendidos por el creciente interés internacional con respecto a esta sentencia. Tanto que comenzamos a armar un clipping con las noticias, de países increíbles como Pakistán, India, Indonesia o Corea del Sur, de hecho, una documentalista de ese país se encuentra desde entonces haciendo un documental cuyo estreno está previsto sea este año. Haber llegado a despertar el interés por esta cuestión en esos lejanos países, a la vez que en otros de Europa y América después nos sorprendió muchísimo. No podíamos dar crédito. 

2.- Como jueza experta y con mucha experiencia. ¿Le sorprendió que se presentara un Habeas Corpus a Sandra?

Como aclaré en la respuesta anterior nuestro juzgado tiene competencia en lo contencioso administrativo, de hecho, es mi especialidad jurídica, el derecho administrativo y si se me permite recordar con gran estima a los juristas García de Enterría y Garrido Falla a quienes conocí muy joven visitando este país, en actividades académicas inolvidables. Pues a lo que voy, es que el Habeas Corpus es una vía procesal del fuero penal. Por lo tanto, en el juzgado a mi cargo, la causa de Sandra tramitó vía Amparo, es que es una vía constitucional para defender derechos fundamentales vulnerados por el Estado Ciudad de Bs.As. Esto es una aclaración técnica digamos, y yendo a la pregunta, puedo decir que mantengo viva en mi memoria, el momento en el cual la Secretaria del Juzgado, la Dra. Noelia Villarino acude a mi despacho para decirme que era un expediente cuya parte demandante... era un animal!!!!

3.- Cuando estuve en Argentina en 2014 dando numerosas conferencias sobre los derechos de los grandes simios, en todas dije que son personas no humanas y que por ello se deberían presentar Habeas Corpus (HC) para su liberación. Entre las charlas, una fue en la Facultad de abogados en Buenos Aires donde asistió y posteriormente mantuvimos una charla con Pablo de la Asociación de Abogados en defensa de los animales, en la que le propuse presentar el HC y a los dos meses más o menos así lo hizo para Sandra. ¿Cómo vivió todo el proceso? 

El proceso judicial al cual alude la pregunta es la vía penal la cual se intentó antes de acudir vía amparo al fuero contencioso administrativo ya que se reclamaba la liberación de Sandra al Estado Ciudad de Buenos Aires, su “propietario”.  Yo recién supe de esos procesos previos cuando llegó a mi juzgado el nuevo amparo.

4.- Por parte del Proyecto Gran Simio, presenté varios informes que no se si le llegaron para que se lo entregaran y no sé si tuvieron algo de influencia en su decisión.

Efectivamente. A raíz de esta pregunta he vuelto a releer el expediente y he encontrado que hay un informe de Proyecto Gran Simio negativo a que Sandrita fuera trasladada a Rainfer en Madrid y otro informe, en este caso positivo, con respecto a llevarla al Santuario de Sorocaba en Brasil. Sea dicho aquí que cuando ya se había dispuesto todo a fin de uno de los científicos del Caso Sandra, junto con funcionarios de la Ciudad visitaran dicho sitio, el día anterior al viaje, y sin dar razones de la decisión, se nos avisó que se cancelaba la visita. 

Es importante aclarar aquí que, si bien esos informes de PGS me daban una valiosa opinión, todas mis decisiones se sustentaron en lo que el equipo científico (integrado por médicos veterinarios, biólogos, antropólogos, etc. de las Universidades Nacionales de Buenos Aires y de La Plata) establecía a cada momento. De hecho, para poder resolver cuál sería el mejor lugar de traslado, ese equipo estableció de modo exhaustivo una serie de requisitos y que quien respondiera la mayor parte de los mismos, sería el lugar indicado para llevar a Sandra. Por ejemplo, sobre la institución receptora de Sandra, ¿se preguntaba Es una institución científica? ¿Cuáles son sus publicaciones, Se dedica a una especia en particular? ¿Oficia de depósito de animales de distintas especies?, ¿a qué legislación está sometida y la Cumple?; sobre el Espacio, área del recinto, discriminada en techada y sin techar, volumen aprovechable del recinto, discriminado en techado y no techado, espacio practicable de aislamiento (zona de privacidad. En caso de existir una zona de contención, área de la misma y especificar las características. Estructuras en cada una de las áreas, dimensiones, función propuesta y mantenimiento de cada una, ¿Estructura que brindan tridimensionalidad, qué porcentaje de tridimensionalidad tiene? El área de contención extrema debe ser para prácticas puntuales, no para confinamiento cotidiano, y no para pasar la noche. Sobre el personal, discriminando por formación (veterinarios, biólogos, técnicos e inserción laboral (de planta, contratados, voluntarios). 

En los dos primeros casos, se debían remitir curriculum. Sobre el manejo: rutina diaria propuesta para Sandra, responsables y operadores, facilidades médicas, protocolos, responsables y  operadores, registros a mantener, tipo y periodicidad, programas de enriquecimiento, de entrenamiento, de interacciones y de investigaciones, indicando respectivamente responsables y operadores. Sobre la supervisión de las condiciones de existencia de Sandra. Régimen de visitas propuesto por la institución, régimen de informes propuesto por la institución. Sobre los Aspectos Sociales: animales con los que interactuará, si los hay. En caso de haberlos, procedimiento de introducción de Sandra al grupo existente, variables que monitorearán para controlar esas interacciones, intervenciones que se tienen previstas a partir de las relaciones entre los animales, circunstancias en las que se realizarían. 

Los científicos señalaron al tribunal que esos ejes permitirían que yo pudiera comparar los posibles destinos de Sandra, de forma que pudiese escoger el que cumpliera con la manda judicial. Por otra parte, en ese entonces establecí que esas instituciones que se presentaran como postulantes debían responder cada ítem con carácter de declaración jurada.  Lo expuesto lo fue a modo de ejemplo, no quiero sobreabundar aunque sí es mi propósito ilustrar acerca del énfasis y la importancia que desde el inicio del caso asigné a los aspectos científicos. Eso es hasta hoy día algo distintivo en lo que hace al trabajo de un tribunal.   

5.- Su apellido desde luego ha sido una esperanza para Sandra, supongo que se lo habrán dicho muchas veces.

Es cierto. Siempre se piensa en mi apellido a propósito de este caso precisamente ya que como antes dije en lo que hace a la competencia del tribunal, no tenemos expedientes donde se solicite la libertad de una persona que es propio del ámbito penal. 

6.- Seguramente, pienso que, si hubiera caído este caso a un hombre, tal vez no estaríamos hablando de la liberación de Sandra. Las mujeres son más sensibles, tienen más empatía y se muestran más abiertas. Con la chimpancé Cecilia, el otro caso de homínido no humano declarado un ser con derechos, también fue una jueza, una mujer que estableció sentencia favorable para ella. También fueron mujeres las que nos dieron a conocer la cultura de los gorilas, chimpancés y orangutanes en las personas de Diane Fossey, Jean Goodall y Biruté  Galdikas respectivamente. ¿Qué piensas de ello?

Pienso que no es casual. Las mujeres tenemos asignados roles de cuidado, expresamos nuestras emociones y empatizamos más fácilmente con el otro. Creo que todo se enmarca en las sociedades patriarcales en las que vivimos, que vincula al hombre con lo fuerte, en que no empatice con el sufrimiento. En este aspecto creo que somos más evolucionadas... jajajajaja

7.- Cuando te llegó el caso de Sandra… ¿qué pensaste? ¿Lo tomaste como uno más? ¿Te fue complicado? 

Para nada fue un caso más. Muy por el contrario, fue y es un caso único. Tuve mucha suerte en este sentido ya que quise ser abogada a los 14 años para defender a los seres inocentes. Y los animales no humanos son un paradigma absoluto de inocencia. También los niños desde luego, la diferencia es que tienen una institucionalidad estatal que les cuida, defiende, protege y les da voz. Nada de eso ocurre lamentablemente con los animales no humanos.  Y yendo a la otra parte de la pregunta, nunca me fue un caso complicado. Acaso porque desde el primer día cuál tenía que ser mi decisión, aunque no supiera cómo llegaría a ella. En este sentido, siempre agradezco particularmente a los científicos biólogos Héctor Ricardo Ferrari y Aldo Giúdice cuyos conocimientos fueron la guía y luz del túnel de nuestra ignorancia.  

8.-Supongo que tus compañeros del juzgado se quedaron un tanto sorprendidos y la expectativa de lo que pudieras hacer, es decir, rechazar el HC. ¿Se burlaron de ti o hubo amagos de risas?

Esta pregunta es muy interesante.  Todas las personas que trabajan conmigo se sorprendieron, pero también pensaron que era el juzgado indicado a los propósitos de la demanda. Por otra parte, nunca había visto un orangután (siempre detesté los zoos) y desde luego tampoco de nosotros había alguien que conociera realmente a ese animal no humano. Cuando descubrimos que tenemos un parentesco genético muy cercano, a veces, en broma y a sabiendas de que a algunas personas les molestaba, pedía por el expediente de la “parienta”. Tengo asumido que en muchas decisiones judiciales he sido disruptiva por decirlo de algún modo y en consecuencia, no han sido del agrado de mis colaboradores, por lo menos, algunos.  Ese 2015 era un año de elecciones presidenciales, y entonces sí había bromas acerca de que la “mona” va a votar también. Eso motivó que expresamente en la sentencia se aclarara que no se trataba de los derechos nuestros sino los de ella, un individuo de otra especie y con sintiencia.  

9.- Sé que eres referente en la defensa de los derechos de los animales y estás muy involucrada de forma activista en su protección. ¿Fue a raíz del caso Sandra o ya estaba en tus genes anterior a ella?

Mi madre solía contar que siendo una beba muy temprano reclamaba parada en la cuna ver al “ico, ico”, el caballo del lechero… como dice Jane Goodall tuve la suerte de que siempre en casa hubiera perros rescatados de la calle, y ellos fueran mi verdadera escuela. También sufría mucho de niña viendo los caballos y las yeguas tirando de los carros y a veces, ver esos latigazos sintiendo la rabia e impotencia de no poder hacer nada. He llorado mucho por esas situaciones. También a esta altura de mi vida creo que en mi familia hubo un umbral especial de sensibilidad dado por el hecho de haber tenido mi hermana mayor con discapacidad mental por causa de haber enfermado a los dos años de polio o meningitis, nunca estuvo claro eso. Hablamos de los 50s. 

10.- ¿Sigues ejerciendo aún como jueza?

Así es.  Es un cargo que da muchos dolores de cabeza, pero a la vez no pocas satisfacciones. Es un lugar especial para tratar de mejorar cosas, “correr la alambrada” como familiarmente decimos por aquí. 

11.- Ojalá que tus compañeros/as hayan visto en la sentencia que distes para Sandra, un camino para continuar en la misma línea y tener empatía con los no humanos que también sufren. 

Comparto esa esperanza, y creo es la razón por la que tantas veces me expresan admiración y realmente sigo sorprendiéndome ya que como antes dije, no encuentro nada excepcional. Tan solo reconocer una evidencia científica. Son seres que sufren.  Y en particular, por causa nuestra ya que, desde el lugar de trono de la vida, al decir del filósofo Montaigne del Siglo 18, que nos hemos adjudicado, les utilizamos para indumentaria, entretenimiento, experimentación, transporte, alimentación. Me pregunto si acaso haya un ámbito de nuestras vidas que no esté referida a un sufrimiento animal. 

12.- Como sabes, en Buenos Aires, en el Centro de Educación Médica de Investigación Clínica (CEMIC), en el sótano, existen al menos 66 primates pequeños en jaulas, sin ningún entretenimiento medioambiental. Proyecto Gran Simio España y en su representación María de las Victorias del PGS Argentina, hemos puesto una denuncia ante la Fiscalía de Medio Ambiente como querellantes por posible maltrato animal y entre otras cuestiones, hemos solicitado que se les declare sujetos de derecho. ¿Qué te parece?

Conocemos y apreciamos a María de las Victorias, sabía de esta causa, pero no de su suerte. Deseo todo lo mejor y pronto.

13.- Hablando del Proyecto Gran Simio. ¿Qué opinión tienes ante nuestra labor, nuestra lucha por los homínidos no humanos, en defensa de su hábitat y de las poblaciones indígenas?

Valoro muchísimo la actividad que Uds. llevan a cabo, con tanta indiferencia y adversidad por parte de quienes nos obligan a asumir estas luchas. Y también conozco de todo el apoyo a los colectivos de poblaciones indígenas aquí en Argentina. Otra deuda enorme tenemos con ellos. No hace mucho tiempo un alto tribunal de una provincia argentina, en una sentencia, dijo que los mapuches no son argentinos. 

14.- En España, el gobierno ya por ley tiene que legislar una ley de grandes simios, donde entre otras cosas hemos pedido el fin de los programas de cautividad de especies en peligro de extinción de los zoos, por ser un engaño. ¿Qué opinas? ¿Crees que es necesario? ¿Lo apoyas?

Desde muy pequeña, Elena siempre ha tenido una sensibilidad y empatía extraordinaria hacía los animales no humanos y ello ha marcado su existencia en la defensa de la vida, que ha cumplido con creces en su profesión como jueza en Argentina. Es una persona cercana, abierta, que desprende gran simpatía y con mucha experiencia en un juzgado donde tiene que atender numerosos casos complicados y de importancia.


La llegada de un expediente “Sandra” y su posterior sentencia, ha sido un referente importante en el mundo en la defensa de los animales y en especial de los homínidos no humanos. En numerosos procesos judiciales que a nivel internacional están abiertos en la protección animal, en la mayoría de ellos se hace referencia  a la sentencia de la orangutana Sandra declarada por ella como “persona no humana” y en consecuencia con derechos adquiridos. Pero su decisión estuvo avalada por numerosos científicos y ella profundizó y estudió intensamente en la cultura y comportamiento de los de su especie y otros estudios relacionados a los grandes simios.

Es también referente en las numerosas jornadas que se realizan a nivel internacional sobre los derechos de los seres sintientes invitándola en conferencias como persona esencial que con su fallo en el tribunal a favor de Sandra, hay un antes y un después en la defensa de las especies vidas diferentes a la humana.

Con claridad, sinceridad y amabilidad, Elena Liberatori ya pertenece con derecho propio a los defensores de los derechos básicos de los homínidos no humanos. Su amistad ha sido para mí un honor. Nos ha abierto sus sentimientos a la que ya es su amiga Sandra, que cuando la tuvieron que anestesiar para realizar análisis para su traslado, Elena en todo momento estuvo presente cogiéndole la mano para transmitir tranquilidad. Un acto de amor que sin duda rompe la barrera de las especies y nos da una lección de profunda empatía hacía los cautivos, llevando la igualdad más allá de la humanidad.

 

ENTREVISTA A ELENA LIBERATORI

1.- Estimada Elena, en primer lugar quisiera agradecer su tiempo esta entrevista y desde luego, por la sentencia que ha dado la vuelta al mundo al haber declarado a un homínido no humano, en este caso a Sandra, como “persona no humana con derechos adquiridos”. ¿Al dictar la sentencia creyó que iba a saltar a todos los medios de comunicación internacionales?

Muchas gracias Pedro por haberme invitado a esta entrevista que considero un honor y espero no defraudar las expectativas a mi respecto, ya que es la primera ocasión en que estamos de este modo dialogando, y que va más allá de todo lo que se viene publicando tanto acerca de la sentencia como de mi persona. Reitero mi agradecimiento y paso a responder. 

Cabe tener en cuenta que el Juzgado del cual soy titular es un tribunal en lo Contencioso Administrativo, es decir, tiene competencia acerca de las cuestiones conflictivas entre las personas y el Estado, en nuestro caso, es el Estado Ciudad Autónoma de Bs.As. Eso quiere decir que a la par del expediente del caso Sandra, había todo el resto de las muchas causas judiciales en trámite y ese año en particular, 2015, estaba a cargo de otro juzgado de primera instancia en el cual resolví un expediente muy importante, voluminoso acerca de la revocación de una concesión hecha en 1983, un expediente sumamente complejo porque habían pasado muchos años de causas penales incluidas. Ese caso, Parques Interama, para tener una idea de su magnitud estaba incluido por los montos en juego, en la nómina de los casos de corrupción de la época de la dictadura militar (1976-1983) vinculados a la deuda externa del país. Con esto quiero decir, que el Caso de Sandra la orangutana del ex zoo de Bs.As., era un expediente más a la vez que con su particularidad desde el inicio por tratarse precisamente de ella, un animal no humano. 

Honestamente nunca pensé en la repercusión internacional porque siempre pienso que solo hice lo que correspondía como jueza y lo obvio desde mis convicciones. Empezamos a advertir con mi Equipo (estamos en redes como Equipo Judicial Sandra) que producía cierto ruido, como decimos aquí, cuando una revista de España, precisamente, me declaró Persona No Grata. Esa revista se llama Mundo Toro. Hoy en día, sigue siendo mi mayor orgullo. Y a la vez me sorprendió cómo advirtieron rápidamente que la decisión de declarar a un animal “persona no humana”, podía tener consecuencias indeseadas para ellos. Eso sí me sorprendió entonces.  Ahora bien, no mucho tiempo después, yo diría ya a comienzos del 2016 nos encontramos con mi Equipo muy sorprendidos por el creciente interés internacional con respecto a esta sentencia. Tanto que comenzamos a armar un clipping con las noticias, de países increíbles como Pakistán, India, Indonesia o Corea del Sur, de hecho, una documentalista de ese país se encuentra desde entonces haciendo un documental cuyo estreno está previsto sea este año. Haber llegado a despertar el interés por esta cuestión en esos lejanos países, a la vez que en otros de Europa y América después nos sorprendió muchísimo. No podíamos dar crédito. 

2.- Como jueza experta y con mucha experiencia. ¿Le sorprendió que se presentara un Habeas Corpus a Sandra?

Como aclaré en la respuesta anterior nuestro juzgado tiene competencia en lo contencioso administrativo, de hecho, es mi especialidad jurídica, el derecho administrativo y si se me permite recordar con gran estima a los juristas García de Enterría y Garrido Falla a quienes conocí muy joven visitando este país, en actividades académicas inolvidables. Pues a lo que voy, es que el Habeas Corpus es una vía procesal del fuero penal. Por lo tanto, en el juzgado a mi cargo, la causa de Sandra tramitó vía Amparo, es que es una vía constitucional para defender derechos fundamentales vulnerados por el Estado Ciudad de Bs.As. Esto es una aclaración técnica digamos, y yendo a la pregunta, puedo decir que mantengo viva en mi memoria, el momento en el cual la Secretaria del Juzgado, la Dra. Noelia Villarino acude a mi despacho para decirme que era un expediente cuya parte demandante... era un animal!!!!

3.- Cuando estuve en Argentina en 2014 dando numerosas conferencias sobre los derechos de los grandes simios, en todas dije que son personas no humanas y que por ello se deberían presentar Habeas Corpus (HC) para su liberación. Entre las charlas, una fue en la Facultad de abogados en Buenos Aires donde asistió y posteriormente mantuvimos una charla con Pablo de la Asociación de Abogados en defensa de los animales, en la que le propuse presentar el HC y a los dos meses más o menos así lo hizo para Sandra. ¿Cómo vivió todo el proceso? 

El proceso judicial al cual alude la pregunta es la vía penal la cual se intentó antes de acudir vía amparo al fuero contencioso administrativo ya que se reclamaba la liberación de Sandra al Estado Ciudad de Buenos Aires, su “propietario”.  Yo recién supe de esos procesos previos cuando llegó a mi juzgado el nuevo amparo.

4.- Por parte del Proyecto Gran Simio, presenté varios informes que no se si le llegaron para que se lo entregaran y no sé si tuvieron algo de influencia en su decisión.

Efectivamente. A raíz de esta pregunta he vuelto a releer el expediente y he encontrado que hay un informe de Proyecto Gran Simio negativo a que Sandrita fuera trasladada a Rainfer en Madrid y otro informe, en este caso positivo, con respecto a llevarla al Santuario de Sorocaba en Brasil. Sea dicho aquí que cuando ya se había dispuesto todo a fin de uno de los científicos del Caso Sandra, junto con funcionarios de la Ciudad visitaran dicho sitio, el día anterior al viaje, y sin dar razones de la decisión, se nos avisó que se cancelaba la visita. 

Es importante aclarar aquí que, si bien esos informes de PGS me daban una valiosa opinión, todas mis decisiones se sustentaron en lo que el equipo científico (integrado por médicos veterinarios, biólogos, antropólogos, etc. de las Universidades Nacionales de Buenos Aires y de La Plata) establecía a cada momento. De hecho, para poder resolver cuál sería el mejor lugar de traslado, ese equipo estableció de modo exhaustivo una serie de requisitos y que quien respondiera la mayor parte de los mismos, sería el lugar indicado para llevar a Sandra. Por ejemplo, sobre la institución receptora de Sandra, ¿se preguntaba Es una institución científica? ¿Cuáles son sus publicaciones, Se dedica a una especia en particular? ¿Oficia de depósito de animales de distintas especies?, ¿a qué legislación está sometida y la Cumple?; sobre el Espacio, área del recinto, discriminada en techada y sin techar, volumen aprovechable del recinto, discriminado en techado y no techado, espacio practicable de aislamiento (zona de privacidad. En caso de existir una zona de contención, área de la misma y especificar las características. Estructuras en cada una de las áreas, dimensiones, función propuesta y mantenimiento de cada una, ¿Estructura que brindan tridimensionalidad, qué porcentaje de tridimensionalidad tiene? El área de contención extrema debe ser para prácticas puntuales, no para confinamiento cotidiano, y no para pasar la noche. Sobre el personal, discriminando por formación (veterinarios, biólogos, técnicos e inserción laboral (de planta, contratados, voluntarios). 

En los dos primeros casos, se debían remitir curriculum. Sobre el manejo: rutina diaria propuesta para Sandra, responsables y operadores, facilidades médicas, protocolos, responsables y  operadores, registros a mantener, tipo y periodicidad, programas de enriquecimiento, de entrenamiento, de interacciones y de investigaciones, indicando respectivamente responsables y operadores. Sobre la supervisión de las condiciones de existencia de Sandra. Régimen de visitas propuesto por la institución, régimen de informes propuesto por la institución. Sobre los Aspectos Sociales: animales con los que interactuará, si los hay. En caso de haberlos, procedimiento de introducción de Sandra al grupo existente, variables que monitorearán para controlar esas interacciones, intervenciones que se tienen previstas a partir de las relaciones entre los animales, circunstancias en las que se realizarían. 

Los científicos señalaron al tribunal que esos ejes permitirían que yo pudiera comparar los posibles destinos de Sandra, de forma que pudiese escoger el que cumpliera con la manda judicial. Por otra parte, en ese entonces establecí que esas instituciones que se presentaran como postulantes debían responder cada ítem con carácter de declaración jurada.  Lo expuesto lo fue a modo de ejemplo, no quiero sobreabundar aunque sí es mi propósito ilustrar acerca del énfasis y la importancia que desde el inicio del caso asigné a los aspectos científicos. Eso es hasta hoy día algo distintivo en lo que hace al trabajo de un tribunal.   

5.- Su apellido desde luego ha sido una esperanza para Sandra, supongo que se lo habrán dicho muchas veces.

Es cierto. Siempre se piensa en mi apellido a propósito de este caso precisamente ya que como antes dije en lo que hace a la competencia del tribunal, no tenemos expedientes donde se solicite la libertad de una persona que es propio del ámbito penal. 

6.- Seguramente, pienso que, si hubiera caído este caso a un hombre, tal vez no estaríamos hablando de la liberación de Sandra. Las mujeres son más sensibles, tienen más empatía y se muestran más abiertas. Con la chimpancé Cecilia, el otro caso de homínido no humano declarado un ser con derechos, también fue una jueza, una mujer que estableció sentencia favorable para ella. También fueron mujeres las que nos dieron a conocer la cultura de los gorilas, chimpancés y orangutanes en las personas de Diane Fossey, Jean Goodall y Biruté  Galdikas respectivamente. ¿Qué piensas de ello?

Pienso que no es casual. Las mujeres tenemos asignados roles de cuidado, expresamos nuestras emociones y empatizamos más fácilmente con el otro. Creo que todo se enmarca en las sociedades patriarcales en las que vivimos, que vincula al hombre con lo fuerte, en que no empatice con el sufrimiento. En este aspecto creo que somos más evolucionadas... jajajajaja

7.- Cuando te llegó el caso de Sandra… ¿qué pensaste? ¿Lo tomaste como uno más? ¿Te fue complicado? 

Para nada fue un caso más. Muy por el contrario, fue y es un caso único. Tuve mucha suerte en este sentido ya que quise ser abogada a los 14 años para defender a los seres inocentes. Y los animales no humanos son un paradigma absoluto de inocencia. También los niños desde luego, la diferencia es que tienen una institucionalidad estatal que les cuida, defiende, protege y les da voz. Nada de eso ocurre lamentablemente con los animales no humanos.  Y yendo a la otra parte de la pregunta, nunca me fue un caso complicado. Acaso porque desde el primer día cuál tenía que ser mi decisión, aunque no supiera cómo llegaría a ella. En este sentido, siempre agradezco particularmente a los científicos biólogos Héctor Ricardo Ferrari y Aldo Giúdice cuyos conocimientos fueron la guía y luz del túnel de nuestra ignorancia.  

8.-Supongo que tus compañeros del juzgado se quedaron un tanto sorprendidos y la expectativa de lo que pudieras hacer, es decir, rechazar el HC. ¿Se burlaron de ti o hubo amagos de risas?

Esta pregunta es muy interesante.  Todas las personas que trabajan conmigo se sorprendieron, pero también pensaron que era el juzgado indicado a los propósitos de la demanda. Por otra parte, nunca había visto un orangután (siempre detesté los zoos) y desde luego tampoco de nosotros había alguien que conociera realmente a ese animal no humano. Cuando descubrimos que tenemos un parentesco genético muy cercano, a veces, en broma y a sabiendas de que a algunas personas les molestaba, pedía por el expediente de la “parienta”. Tengo asumido que en muchas decisiones judiciales he sido disruptiva por decirlo de algún modo y en consecuencia, no han sido del agrado de mis colaboradores, por lo menos, algunos.  Ese 2015 era un año de elecciones presidenciales, y entonces sí había bromas acerca de que la “mona” va a votar también. Eso motivó que expresamente en la sentencia se aclarara que no se trataba de los derechos nuestros sino los de ella, un individuo de otra especie y con sintiencia.  

9.- Sé que eres referente en la defensa de los derechos de los animales y estás muy involucrada de forma activista en su protección. ¿Fue a raíz del caso Sandra o ya estaba en tus genes anterior a ella?

Mi madre solía contar que siendo una beba muy temprano reclamaba parada en la cuna ver al “ico, ico”, el caballo del lechero… como dice Jane Goodall tuve la suerte de que siempre en casa hubiera perros rescatados de la calle, y ellos fueran mi verdadera escuela. También sufría mucho de niña viendo los caballos y las yeguas tirando de los carros y a veces, ver esos latigazos sintiendo la rabia e impotencia de no poder hacer nada. He llorado mucho por esas situaciones. También a esta altura de mi vida creo que en mi familia hubo un umbral especial de sensibilidad dado por el hecho de haber tenido mi hermana mayor con discapacidad mental por causa de haber enfermado a los dos años de polio o meningitis, nunca estuvo claro eso. Hablamos de los 50s. 

10.- ¿Sigues ejerciendo aún como jueza?

Así es.  Es un cargo que da muchos dolores de cabeza, pero a la vez no pocas satisfacciones. Es un lugar especial para tratar de mejorar cosas, “correr la alambrada” como familiarmente decimos por aquí. 

11.- Ojalá que tus compañeros/as hayan visto en la sentencia que distes para Sandra, un camino para continuar en la misma línea y tener empatía con los no humanos que también sufren. 

Comparto esa esperanza, y creo es la razón por la que tantas veces me expresan admiración y realmente sigo sorprendiéndome ya que como antes dije, no encuentro nada excepcional. Tan solo reconocer una evidencia científica. Son seres que sufren.  Y en particular, por causa nuestra ya que, desde el lugar de trono de la vida, al decir del filósofo Montaigne del Siglo 18, que nos hemos adjudicado, les utilizamos para indumentaria, entretenimiento, experimentación, transporte, alimentación. Me pregunto si acaso haya un ámbito de nuestras vidas que no esté referida a un sufrimiento animal. 

12.- Como sabes, en Buenos Aires, en el Centro de Educación Médica de Investigación Clínica (CEMIC), en el sótano, existen al menos 66 primates pequeños en jaulas, sin ningún entretenimiento medioambiental. Proyecto Gran Simio España y en su representación María de las Victorias del PGS Argentina, hemos puesto una denuncia ante la Fiscalía de Medio Ambiente como querellantes por posible maltrato animal y entre otras cuestiones, hemos solicitado que se les declare sujetos de derecho. ¿Qué te parece?

Conocemos y apreciamos a María de las Victorias, sabía de esta causa, pero no de su suerte. Deseo todo lo mejor y pronto.

13.- Hablando del Proyecto Gran Simio. ¿Qué opinión tienes ante nuestra labor, nuestra lucha por los homínidos no humanos, en defensa de su hábitat y de las poblaciones indígenas?

Valoro muchísimo la actividad que Uds. llevan a cabo, con tanta indiferencia y adversidad por parte de quienes nos obligan a asumir estas luchas. Y también conozco de todo el apoyo a los colectivos de poblaciones indígenas aquí en Argentina. Otra deuda enorme tenemos con ellos. No hace mucho tiempo un alto tribunal de una provincia argentina, en una sentencia, dijo que los mapuches no son argentinos. 

14.- En España, el gobierno ya por ley tiene que legislar una ley de grandes simios, donde entre otras cosas hemos pedido el fin de los programas de cautividad de especies en peligro de extinción de los zoos, por ser un engaño. ¿Qué opinas? ¿Crees que es necesario? ¿Lo apoyas?

Opino todo lo mejor, es necesario y lo apoyo fervientemente. En toda ocasión que se nos presenta para manifestar nuestra solidaridad y apoyo a estas causas lo hacemos. También en el activismo que llevamos a cabo como Equipo Judicial Sandra. Los zoos no educan, no investigan, no conservan. Son modelos de negocios. Al respecto, resulta interesante, mencionar un documental argentino llamado Zoofobia en el cual se desarrolla esto. Asimismo, hay que conocer la labor incansable de Proyecto Galgo Argentina respecto de animales marinos en cautiverio. Por suerte aquí en Argentina hay un activismo importante. También hay que destacar que las facultades de derecho del país cuentan con un departamento o instituto de Derecho Animal y que los Colegios profesionales de la Abogacía también. 

15.- ¿Crees que los zoos tienen que reconvertirse? ¿Que se necesita más cultura a los ciudadanos del mundo para que comprendan que los que están en las jaulas se encuentran sufriendo y en nada es cultura o ciencia mantener seres donde se les ha amputado su cultura y su libertad?

Los zoos no tienen que existir. No creo en ninguna reconversión si mantienen animales no humanos en cautiverio. Con respecto a la educación creo que es el camino pendiente. Al respecto, tengo presente la reforma constitucional que propicia la entidad mexicana Va por sus Derechos, a fin de que los contenidos educativos tengan perspectiva no especista. Otro intento valioso, aunque no avanzó es la reforma constitucional en Chile. 

16.- Volviendo a los primates que están sufriendo en el CEMIC, ojalá que sea una mujer quien juzgue el caso y tenga la misma sensibilidad que tú y que María Alejandra de Mendoza.

Una esperanza que comparto desde mi corazón. A veces también hay jueces hombres, de hecho, en el hábeas corpus anterior al amparo en mi juzgado, una Cámara Federal integrada por una mujer y dos hombres, fueron quienes, refiriendo el libro de Zaffaroni, La Pachamama y lo Humano, hablaron en los considerandos de los animales no humanos como seres sintientes. Sea dicho que estas personas, integrantes de la Justicia Federal en nuestro país, me invitaron a fin de expresarme que de ser necesario me avalarían académicamente. Me conocían y sabían desde el inicio hacia dónde íbamos a ir al momento de la sentencia. Un apoyo muy valioso del cual siempre estaré agradecida.    

17.- Llegados a este punto me gustaría que hablaras de algún tema que no hayamos tratado o que quisieras ampliar.

Un tema que me conmocionó es que no hace mucho tiempo descubrí lo que denomino la “instrumentalidad bondadosa”. Me refiero a los perros que trabajan de guía a personas invidentes o del espectro autista, en el control aduanero de estupefacientes o divisas, rescatistas en seismos o catástrofes, la asistencia en juzgados de familia o en hospitales, una tendencia bastante firme por aquí, también los equinos de la equinoterapia. Al respecto una idea antigua que solo tiene en cuenta esa instrumentalidad es el caballo estabulado. Hoy día para cambiar esa visión que desde luego cambia el vínculo nuestro con ese ser, es considerarlo “un ayudante terapéutico”, reconocerle sus preferencias, sus elecciones, tratarlo entonces como un ser. He leído un trabajo muy interesante a propósito del cual reflexioné esta cuestión. La bondad que entraña ese trabajo animal me había solapado la instrumentación de este. No la veía. Es un tema ético. 

18.- Por último, me gustaría lanzaras un mensaje a la sociedad, a nuestros jóvenes y para las generaciones futuras sobre lo que creas conveniente y más tengas en tu corazón.

Tengo muchas esperanzas en los jóvenes y en las generaciones futuras que ya vivirán con una realidad que espero cambie. No lo veré porque las leyes de la biología me lo impiden. Pero guardo una gran esperanza de que un día, que no sea muy lejano, podamos haber reformulado el vínculo humano- animales desde el respeto, el afecto, la empatía, el agradecimiento y la admiración, son seres maravillosos dignos de todo ello. 

Gracias nuevamente por esta oportunidad.   

15.- ¿Crees que los zoos tienen que reconvertirse? ¿Que se necesita más cultura a los ciudadanos del mundo para que comprendan que los que están en las jaulas se encuentran sufriendo y en nada es cultura o ciencia mantener seres donde se les ha amputado su cultura y su libertad?

Los zoos no tienen que existir. No creo en ninguna reconversión si mantienen animales no humanos en cautiverio. Con respecto a la educación creo que es el camino pendiente. Al respecto, tengo presente la reforma constitucional que propicia la entidad mexicana Va por sus Derechos, a fin de que los contenidos educativos tengan perspectiva no especista. Otro intento valioso, aunque no avanzó es la reforma constitucional en Chile. 

16.- Volviendo a los primates que están sufriendo en el CEMIC, ojalá que sea una mujer quien juzgue el caso y tenga la misma sensibilidad que tú y que María Alejandra de Mendoza.

Una esperanza que comparto desde mi corazón. A veces también hay jueces hombres, de hecho, en el hábeas corpus anterior al amparo en mi juzgado, una Cámara Federal integrada por una mujer y dos hombres, fueron quienes, refiriendo el libro de Zaffaroni, La Pachamama y lo Humano, hablaron en los considerandos de los animales no humanos como seres sintientes. Sea dicho que estas personas, integrantes de la Justicia Federal en nuestro país, me invitaron a fin de expresarme que de ser necesario me avalarían académicamente. Me conocían y sabían desde el inicio hacia dónde íbamos a ir al momento de la sentencia. Un apoyo muy valioso del cual siempre estaré agradecida.    

17.- Llegados a este punto me gustaría que hablaras de algún tema que no hayamos tratado o que quisieras ampliar.

Un tema que me conmocionó es que no hace mucho tiempo descubrí lo que denomino la “instrumentalidad bondadosa”. Me refiero a los perros que trabajan de guía a personas invidentes o del espectro autista, en el control aduanero de estupefacientes o divisas, rescatistas en seismos o catástrofes, la asistencia en juzgados de familia o en hospitales, una tendencia bastante firme por aquí, también los equinos de la equinoterapia. Al respecto una idea antigua que solo tiene en cuenta esa instrumentalidad es el caballo estabulado. Hoy día para cambiar esa visión que desde luego cambia el vínculo nuestro con ese ser, es considerarlo “un ayudante terapéutico”, reconocerle sus preferencias, sus elecciones, tratarlo entonces como un ser. He leído un trabajo muy interesante a propósito del cual reflexioné esta cuestión. La bondad que entraña ese trabajo animal me había solapado la instrumentación de este. No la veía. Es un tema ético. 

18.- Por último, me gustaría lanzaras un mensaje a la sociedad, a nuestros jóvenes y para las generaciones futuras sobre lo que creas conveniente y más tengas en tu corazón.

Tengo muchas esperanzas en los jóvenes y en las generaciones futuras que ya vivirán con una realidad que espero cambie. No lo veré porque las leyes de la biología me lo impiden. Pero guardo una gran esperanza de que un día, que no sea muy lejano, podamos haber reformulado el vínculo humano- animales desde el respeto, el afecto, la empatía, el agradecimiento y la admiración, son seres maravillosos dignos de todo ello. 

Gracias nuevamente por esta oportunidad.