Uso indebido de vehículos municipales y del personal del ayuntamiento de Colmenar Viejo.

Sociedad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

El alcalde de Colmenar Viejo utiliza un vehículo adscrito al servicio del Ayuntamiento y requiere a un agente de Policía Local como conductor para acudir a un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid. No solo es una actuación indebida, sino que además es contraria a las normas legales vigentes sobre el uso de los recursos públicos y del personal de las fuerzas de seguridad locales.

Fue el pasado 15 de enero cuando un miembro de la Asociación de Vecinos por Colmenar Viejo observó como el alcalde de Colmenar Viejo subía a un vehículo Toyota Rav 4 de color gris a primera hora de la mañana en la Plaza del Pueblo. Este vehículo se encuentra cedido al Ayuntamiento y es conducido por un agente de Policía Local vestido de paisano para servicios de seguridad y vigilancia. Pocas horas después y en sus propias redes sociales, el alcalde publicaba que había asistido al desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid y en el que había intervenido el secretario general del Partido Popular de Núñez Feijoo.

Tras ver estas publicaciones en redes, la Asociación de Vecinos realizó varias averiguaciones para determinar si el alcalde puede utilizar “legalmente” un vehículo municipal y a un agente de policía local para asistir a dicho acto. Con el paso de los días las pesquisas han ido dando frutos y han servido para mostrar otra fechoría más de nuestra alcaldía. Al uso indebido del vehículo y del personal municipal, hay que decir que el alcalde hecho también se salta varios aspectos de las leyes vigentes.

El asunto es más indignante aún porque ese día tan sólo había 3 agentes de policía local para cubrir el turno de mañana y atender a los vecinos de Colmenar Viejo. La Asociación ha podido saber que se requirió a un agente fuera de servicio para que hiciera de chofer particular del alcalde y llevarlo al acto político de su partido al que acude de forma privada, ya que no consta en la agenda pública del alcalde de Colmenar Viejo que fuera un acto institucional. Es decir, al máximo mandatario del Ayuntamiento le da igual que la seguridad de 56.000 habitantes dependa de 3 agentes de Policía Local, pero su prioridad principal es que, haya personal suficiente o no, a él le lleven a aplaudir en un acto de promoción de su partido.

¿Acaso se han pensado los políticos de Colmenar Viejo que pueden utilizar los recursos municipales a su antojo? Parece ser que considerar el Ayuntamiento su cortijo particular es una prebenda a la que están acostumbrados varios de los ediles que han pasado por Colmenar Viejo. Pero es que el alcalde de Colmenar se ha saltado a su conveniencia la ley 2/1986 del 13 de marzo, sobre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en donde, en el artículo 51 punto 2, se dice lo siguiente:

“Dichos cuerpos solo podrán actuar en el ámbito territorial del municipio respectivo, salvo en situaciones de emergencia y previa autorización del órgano competente.

No obstante, cuando ejerzan funciones de protección de autoridades de las corporaciones locales, podrán actuar fuera del término municipal respectivo, con autorización del Ministerio del Interior o de la correspondiente autoridad de la comunidad autónoma en la que se encuentre.”

Obviamente, en ningún caso ha existido autorización por parte del Ministerio del Interior y mucho menos una orden por escrito por parte del alcalde. Y no es el único caso existente en el Ayuntamiento que muestra un uso indebido de vehículos municipales. Así, se ha visto al concejal de Medio Ambiente disponiendo de un vehículo municipal a su antojo, al que se le ha quitado a la serigrafía de la carrocería en la que se podía leerse bien rotulado “Ayuntamiento de Colmenar Viejo”, quizás para que pase desapercibido a los vecinos.

Otra cuestión relacionada con este tema es por qué la oposición no controla ni vigila el uso de los recursos municipales, y ni se plantea comunicar a fiscalía estos abusos que suponen un claro ejemplo de malversación pública. Mientras tanto, los vecinos pagamos con nuestros impuestos los caprichos de alcalde y concejales, y la inoperancia de la oposición municipal.

 

Avecinoscv Vehiculo Indebido