banner censura diariocolmenar

Ganemos Colmenar presenta alegaciones al megaproyecto fotovoltaico Mandarín en Soto del Real

Sociedad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Ayer, 8 de febrero, Ganemos Colmenar presentó alegaciones al megaproyecto fotovoltaico de 99,99MW en Soto del Real llamado Mandarín.

Como organización política sensibilizada e involucrada en la defensa ambiental estamos completamente a favor de una transición energética hacia las energías renovables, que obligatoriamente tiene que ser compatible con la conservación de la biodiversidad, la protección del paisaje y el respeto al patrimonio social, cultural, arqueológico e histórico.

En este proyecto no se cumple esta compatibilidad.

Por un lado, la planta estaría situada a apenas 1.400 metros de la Ermita de los Remedios, patrimonio histórico, religioso, cultural, y también yacimiento arqueológico de gran valor. Esto supone un impacto visual y, dada la cercanía, puede también implicar la destrucción o deterioro de otros yacimientos arqueológicos cercanos, dada la importante presencia visigoda que hubo en la zona.

La línea de Alta Tensión que transporta la energía generada, además de incumplir leyes del sector eléctrico, pasaría por otro enclave natural y cultural que alberga una gran biodiversidad, como es la Dehesa de Navalvillar. Imaginemos por un momento el tremendo impacto de torres de alta tensión atravesando la Dehesa, sitio de gran relevancia no solamente para Colmenar Viejo, también para toda la zona. Creo que nadie que valore un sitio tan emblemático podría estar de acuerdo con semejante obra.

Ganemos Colmenar defiende la democratización de la energía, la generación renovable, sostenible, distribuida y descentralizada. Justamente la energía fotovoltaica no precisa ser generada en grandes plantas, sino que tiene la particularidad, a diferencia de otros tipos de generación, de que es viable económica y técnicamente a pequeña escala, y permite ser generada en los pueblos, es decir, el mismo sitio donde se consume. 

Confiamos que en poco tiempo, la generación fotovoltaica estará integrada en la arquitectura urbana sin causar ningún impacto en entornos naturales como el que produciría el proyecto Mandarín sobre el que hemos presentado las alegaciones.

 

Videocomunicado:  Ganemos Colmenar presenta alegaciones al megaproyecto fotovoltaico Mandarín en Soto del Real