banner coronel baños

La vegetación invade las aceras de Colmenar Viejo y dificulta el distaciamiento entre vecinos en sus recorridos urbanos.

Asociación de Vecinos por Colmenar Viejo

Sociedad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Valoración del Usuario: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

Los peatones de Colmenar Viejo ven dificultado el tránsito por el viario de la localidad en varias calles por la invasión de setos, ramas e incluso malas hierbas. Que reducen la superficie efectiva de las aceras.

El artículo 13 de la Ordenanza Municipal de Medio Ambiente de Colmenar Viejo recoge entre las actuaciones prohibidas mencionadas expresamente en su apartado “n” la de no recortar setos y ramas de árboles que invadan las aceras. Si bien tiene carácter leve en el régimen sancionador, pensado para situaciones normales, bajo las condiciones de la pandemia actual afecta a las instrucciones de distanciamiento entre paseantes que lleva aparejadas multas de importancia según la reglamentación establecida bajo el estado de alarma por Covid-19.

Un recorrido por diferentes zonas de Colmenar Viejo permite observar numerosos setos, ramas de árboles de jardines particulares, solares en estado de abandono, o incluso espacios municipales, que impiden a los transeúntes circular por la acera, no ya agradablemente, sino con extrema dificultad en muchos casos: Existen calles cuyas aceras son devoradas por la vegetación, tal como se muestra en las imágenes.

El entramado urbano de Colmenar Viejo tiene muchas calles y aceras de dimensiones reducidas, que se ven aún más escasas por la falta de control de setos y ramas. De cumplir el Ayuntamiento con su labor de vigilancia , estas superficies quedarían liberadas para el tránsito peatonal. Más aún bajo la pandemia por Covid 19, las recomendaciones realizadas por las autoridades sanitarias sobre el distanciamiento entre personas se hacen imposibles. No puede obviarse tampoco que los vegetales quedan expuestos y se convierten en superficies donde el virus puede permanecer activo lo suficiente para ser fuente de un nuevo contagio en el peatón que tenga la mala suerte de entrar en contacto con esa masa vegetal. De ahí la necesidad urgente de que las aceras, y más especialmente las estrechas, estén total y absolutamente libres de cualquier vegetación que pueda dificultar el paso.

Desde la Asociación de Vecinos por Colmenar Viejo consideramos que este asunto es otro de los muchos olvidados por los diferentes equipos de gobierno del Ayuntamiento. No hay muestra ninguna que nos pueda llevar a pensar, que desde el Consistorio se han tomado las medidas o acciones correspondientes para controlar esta invasión en las aceras de Colmenar y hacer cumplir lo estipulado en la Ordenanza ya mencionada. En la misma medida, el Ayuntamiento no puede descargar en los vecinos y en otros organismos ajenos a las competencias municipales, como el Ministerio de Defensa, la labor de vigilancia, pretendiendo que otros denuncien los incumplimientos de normas y ordenanzas mientras el Consistorio hace dejadez de sus obligaciones. Así, la adscripción de la Policía Local a los servicios que defina el Ministerio del Interior durante el estado de alarma no supone en ningún caso que deba omitir las actividades de vigilancia, control y prevención que tiene atribuidas como propias por ser la fuerza de seguridad local. Sin embargo, de todos es conocida la carencia de medios humanos y materiales en los que está sumida la Policía Local de Colmenar Viejo desde siempre sin que se haya tomado ninguna decisión firme y global en este sentido.

Mientras tanto, la Asociación de Vecinos por Colmenar Viejo hace un llamamiento al gobierno municipal y a los propietarios de viviendas particulares o solares para que sean responsables de sus obligaciones de control y tomen las medidas necesarias para garantizar el tránsito de los peatones sin dificultad.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.