Tres trucos para descubrir si tu móvil ha sido ‘hackeado’

Servicios
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Los teléfonos de los famosos no son los únicos terminales que pueden ser infectados por un virus o malware. Descubre cómo saber si el tuyo ha sido atacado y mantenerte alejado de estos problemas

 Cada día se crean 200 nuevas amenazas para dispositivos móviles, y cada vez quedan menos teléfonos a salvo de estos retos digitales: y es que, por cada ataque que se soluciona, surgen otros con igual o mayor capacidad de daño. Un consumo de la batería en exceso rápido, un calentamiento mayor del habitual, un smartphone demasiado lento, que no aparezca el teclado en la pantalla (o que tarde en hacerlo) y que tus datos se agoten de forma inexplicable son síntomas de que puedes estar siendo el objetivo de un hacker. Te revelamos a continuación cómo protegerte de estas amenazas y averigüar con tres trucos sencillos si tienes motivos para preocuparte.

Doscientas nuevas amenazas diarias o, lo que es lo mismo, 6.000 nuevos programas de malware dispuestos a hacerse con tus datos. En 2019, ya casi da lo mismo poseer un móvil Android o iOS, ya que, aunque los primeros siguen liderando el ránking en número de teléfonos infectados, los productos de la famosa manzana mordida tampoco le andan muy a la zaga. "Históricamente, los sistemas más vulnerados son los que atraen un mayor número de usuarios; y esto es así porque quieren conseguir infectar al mayor número de personas que sea posible", sostiene Diego Barrientos, experto en seguridad informática e instructor de Udemy. Para Barrientos, el hecho de que el sistema operativo de Apple esté cerrado es bueno, porque sus vulnerabilidades son también menos conocidas que las de Android, un sistema abierto. Sin embargo, y como contrapartida, con este último "es también posible encontrar una solución antes, ya que cuenta con muchas más personas que lo auditan".

Hay dos tipos principales de amenazas: las amenazas raíz (programadas con un código nuevo) y las fork (usan el código original del malware y agregan nuevas funcionalidades). "Estas son más peligrosas —dice Barrientos— porque cuentan con la experiencia del malware original respecto a la cantidad de personas que pueden afectar y su velocidad de propagación, con lo que pueden diseñar una variación mejor".

¿Cómo protegerse de un posible ataque?

La mejor medida de seguridad es el uso de sentido común. Conviene no descargar aplicaciones desconocidas fuera de gestores como Google Play y la AppStore, ya que estos se encuentran auditados; y no clicar en enlaces a direcciones URL que nos hayan llegado a través de correos electrónicos o que parezcan formar parte de una cadena de mensajes.

Otro de los principales desafíos es el de la privacidad y la cantidad de datos que podemos estar cediendo. Por eso, es conveniente "navegar en modo incógnito con los navegadores que utilicemos en el teléfono", asegura Barrientos. Pero también podemos usar una red privada VPN, como la que ofrece Orbot de forma gratuita para los móviles equipados con tecnología Android. Con ella, se logra que ni el proveedor de telefonía ni sus intermediarios conozcan los datos que están saliendo de tu smartphone, porque están encriptados.

Pero ¿qué problemas puede causar ese hackeo?

Las consecuencias van desde ceder información sobre la ubicación o el modelo del móvil, hasta conseguir que el atacante adquiera un control total sobre el terminal, pudiendo usarlo como si lo tuviera en la palma de su mano. Así, podría acceder a tus contactos e incluso instalar un keylogger, que monitoriza lo que escribamos en el teléfono, hace capturas de pantalla y hasta es capaz de llegar hasta nuestras contraseñas, incluyendo las de la banca online.

CONTINUAR...