El mito de los derivados cárnicos a 1€: ni pechuga, ni pavo

Salud
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

La famosa pechuga de pavo, un salvavidas para muchos padres, se trata de un alimento básico para la alimentación de los hijos. El problema es que su calidad y procedencia es cuestiobable. Demasiado.

Junto a la sección de derivados cárnicos, las posibilidades son inmensas: jamón de york, jamón de pavo, pechuga de pavo, pechuga de pollo, braseados… ¿Cómo saber si estamos comprando realmente el producto en cuestión y no una mezcla de sustancias adicionales para hacer más “bonito” el alimento? Fácil. En el envase y el etiquetado están todas las respuestas.

 

Aunque el envase incluya en tamaño grande la denominación “pechuga de pavo”, no hay que dejarse engañar. Puede ocurrir, y es frecuente, que encima de esto, con letra diferente y minúscula, aparezca escrito “fiambre de…”. La normativa así lo indica en el Real Decreto 474/2014, de 13 de junio, por el que se aprueba la norma de calidad de derivados cárnicos. Según esta regulación publicada en el BOE, “cuando a los productos elaborados con piezas cárnicas se adicionen féculas, la denominación irá precedida de la mención «fiambre de»”.

CONTINUAR...