Publicidad

¿Estoy cenando bien?

Salud
Typography
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Tres profesionales de la nutrición nos ayudan a despejar las principales dudas (y los principales mitos) que nos acompañan al preparar la cena

Solemos oír que el desayuno es la comida más importante del día pero, si prestamos atención, descubriremos que ese lugar del podio debería ocuparlo la cena. Sí, la cena. Y la razón no es nutricional, sino social. A diferencia del desayuno, que muchas veces realizamos deprisa y a solas, o de la comida, que puede llegar a ser muy funcional (sobre todo si trabajamos fuera de casa), la cena representa ese momento de tranquilidad en el que podemos disfrutar de los alimentos en compañía y con calma. ¿Cómo prepararla bien? Damos varias claves.

Según el Estudio Nutricional y de Hábitos Alimentarios de la población española (ENPE), realizado en 2015 por la Fundación Española de Nutrición (FEN) y la Fundación EROSKI, mientras que el 40 % de las personas desayunan solas, el 85 % cenan acompañadas. Y aunque la televisión está presente en buena parte de los hogares, también por la noche, encontrarse en casa al final del día favorece la conversación. Un buen punto de partida que, sin embargo, no siempre aprovechamos del todo.

¿Qué ocurre? Que la cena es objeto de múltiples mitos y dudas. Queremos cenar bien, pero no siempre tenemos claro en qué consiste una cena saludable. Queremos cuidar nuestro peso y tomamos decisiones arbitrarias, como cenar solo fruta o, por el contrario, erradicarla de la dieta. Nos apetece tomar algo rico, pero no tanto cocinar. De ahí que los pedidos de comida a domicilio hayan experimentado un auge notable en los últimos años en las principales ciudades de nuestro país. En este reportaje, y de la mano de profesionales de la nutrición, abordamos las principales dudas (y los principales mitos) que nos acompañan a la hora de cenar.

¿Debemos evitar ciertos alimentos?
"Los alimentos que se deberían evitar por la noche son los mismos alimentos que se deberían evitar en el desayuno, en la comida o en cualquier otra ingesta que haga cualquier persona. Hablamos de productos (más que de alimentos) altamente procesados que suelen aportar altas cantidades de azúcar, grasa o sal y que tienen claros efectos desfavorables para la salud", explica el dietista-nutricionista Juan Revenga. A saber: productos cárnicos procesados, refrescos, bebidas alcohólicas, dulces, galletas y bollería, snacks, comida rápida... De estos, cuantos menos, mejor. "Son productos superfluos en una alimentación saludable a cualquier hora, incluida la cena", apostilla el especialista.

¿Y qué pasa con la pasta, el arroz y otros carbohidratos?

"Lo de no cenar pasta, arroz, pan o cualquier otro alimento rico en hidratos de carbono no tiene ni pies ni cabeza, a pesar que una lógica sesgada nos diga lo contrario. Si alguien nos dice que para adelgazar (o no engordar) es imprescindible quitar estos alimentos de la cena, lo primero que deberíamos hacer es pedirle que nos aporte pruebas. Pruebas que, a día de hoy, yo al menos desconozco", contesta Revenga. Pero matiza que sí deberíamos reconsiderar la presencia de este tipo de alimentos en la dieta, "sea la hora que sea". Según el experto, es preferible priorizar la presencia de alimentos vegetales frescos (frutas, verduras y hortalizas) antes que los citados.

¿La cena debe ser más ligera que la comida?
Un conocido refrán sostiene que debemos desayunar como reyes, comer como príncipes y cenar como mendigos. Para el dietista-nutricionista Julio Basulto, hay tres consejos que tienen más sentido que ese refrán: "Consumir alimentos no procesados o poco procesados, reducir el tamaño de las raciones y priorizar los alimentos de origen vegetal". En cuanto a la cena, específicamente, Juan Revenga destaca que, "teniendo más o menos cercana la hora de acostarse, no es recomendable hacerlo en pleno proceso de digestión, y por lo tanto sí es razonable incluir cantidades más contenidas que en otras horas del día". Tiene sentido acabar la jornada con una ingesta frugal, lo que no significa que durante el resto del día podamos descuidar la calidad o la cantidad de lo que comemos.

CONTINUAR...

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar