concentracón rgencias ss

Terrazas 1, Hospitales, Residencias, Centros de Salud 0

Opinión
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Las terrazas, que vienen a ser como los campos de golf de trabajadores y pequeños autónomos, han sido abiertas y publicitadas en televisiones como si no hubiese un mañana. Las cadenas de todo color han centrado la vuelta a la a-normalidad (consumismo, ruido, tráfico, contaminación, malas condiciones laborales) en las terrazas.

Imágenes de terrazas por todas partes, de campo, de ciudad, de playa y de montaña. El mundo es una terraza, la vida, se reduce a una terraza.

La ultraderecha sigue manifestándose en Colmenar Viejo, que se sepa, sin autorizaciones, nadie les impide hacerlo, cortando alguna calle a su paso, frente al instituto Marqués de Santillana, impidiendo el paso a algún vehículo en algún momento.

Todo esto a la vez que piden a gritos y voces ¡libertad!, como si alguien les hubiese encerrado en la Dirección General de Seguridad franquista sin pruebas, sin delitos de por medio. Todo tan loco como peligroso para la democracia, Hungría parece su modelo, Víktor Orbán su lider, Franco su inspiración, la falta de argumentos su filosofía.

La ultraderecha y la derecha extrema madrileña, y tal vez los mandamases de la hostelería, han presionado por encima de las evidencias sanitarias, hasta hacer de las terrazas la gran esperanza de la reconstrucción social, sanitaria y económica.

-“Consuma, llénese la barriga de cerveza, vaya a las terrazas”, parece incitar tanta noticia sobre terrazas y entrevista a terraceros profesionales.

Hemos pasado de los héroes de los hospitales a los héroes de las terrazas, los que levantarán al país (o patria, según), los que crearán miles de puestos de trabajo. Ni se imagina cuantos puestos de trabajo crea una barriga llena de cerveza.

Terrazas y banderas de España convertidas en pareos, eso nos salvará de la pandemia, de la pobreza, de la decadencia social y cultural que corroe a la democracia europea.

Mientras, los hospitales, las residencias y los centros de salud, no han mejorado nada respecto a cómo estaban en 2019 y principios de 2020, siguen con las mismas carencias, con esa visión tan perjudicial para la salud que el PP madrileño tiene de la sanidad pública, como profesionales y usuarios llevamos años constatando.

Nos cierran las urgencias de Colmenar Viejo, pero no veo banderas-pareo delante del centro de salud para exigir su apertura, se ven desestabilizando a la democracia y a la sociedad plural.

CONTINUAR...