banner coronel baños

Que a quién la razón no vale ¿qué vale tener razón?

Opinión
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Palabras escritas por Pedro Calderón de la Barca, de moda desde que apareciese la especie humana (especie, no raza, todas las razas humanas pertenecen a una sola especie Homo sapiens).

¿Qué más da lo que con su esfuerzo están intentando averiguar, descubrir, demostrar, contrastar, inventar los científicos e investigadores? Da igual que sea sobre ciencias sociales o económicas (en relación a la desigualdad, por ejemplo), o las ingenierías (con la deficiente construcción de viviendas que desperdician energía), o  la física, la química y las matemáticas (con los modelos que estudian el calentamiento global), o como no, la virología, y la salud pública (en relación a pandemias y red sanitaria)?

¿Qué más dan las evidencias y las dudas? Todo se reduce a las banderas, las patrióticas, las económico-especulativas, el clasismo y egoísmo sin medida de quienes dominan el mundo. Estas banderas, defendidas por quienes ven normal que mueran miles o millones de personas (hay stock para seguir explotando) con tal de defender a los grandes negocios, sus propietarios y la especulación en bolsa, ¿hay algo más importante que la bolsa?, para los autoritarios de nuevo cuño, en EEUU, Brasil, Hungría o la Comunidad de Madrid, no lo parece.

¿Hay algo más importante que echar a empujones a un gobierno elegido en las urnas, a base me gigantescas mentiras, propaganda simplona para simples, exagerando, tergiversando, manipulando, envileciendo, creando odio, desestabilizando a la sociedad?

Da igual tener razón y argumentar razones basadas en evidencias y no en credos, o ultra ideologías, a quien la razón no vale, nada le vale, solo su locura, caiga quien caiga, muera quien muera, la acumulación de capital y el dominio sobre los humanos, es lo único que les importa.

Tal vez, el manoseo de la palabra libertad que los neoliberales de ultraderecha y de la derecha extrema manejan con desparpajo, se refiera a la defensa de hacer lo que les venga en gana, cuando les venga en gana y despreciando, como hacen en tantos momentos y escenarios, la vida humana y la de los ecosistemas, ya de paso.

En unas tablas de las páginas salmón de El País del 17 de mayo de 2020 aparecen los sueldos de directivos, consejeros y trabajadores de empresas del IBEX 35 y cotizadas.

Ejemplos: Un ejecutivo de Repsol percibe al año 16,68 millones de €. El que menos, de otra empresa, 700.000 €, todos los demás de esta tabla, 49, cobran más de 1,5 millones de €, hasta llegar cifra citada, 16,68.

En la tabla de empresas cotizadas destaca un caso por ser simbólico de lo que defienden quienes sin ser detenidos (a gritos o golpes, como se ha visto en algunos vídeos durante la pandemia que no ha hecho más que empezar, según muchos epidemiólogos) se juntan con las banderas a los hombros para desestabilizar a un país que deben pensar les pertenece, como al Rey Sol, por mandato de Dios.

La empresa se llama Amrest, la persona mejor pagada cobra 15,8 millones de € al año, el gasto medio (sueldo + cotizaciones) por trabajador es de 12.144 euros/mes.

Por muy esperpéntica que sea la actitud de la revolución pija (de muy dudable legitimidad), además de macarra y a-social y con desprecio a la vida, no olvidemos que es un peligroso ataque a la democracia (o ellos, o nadie), a la salud pública (desprecio a las normas sanitarias públicas) y a lo que la ciencia sabe hasta el momento. Su actitud es esperpéntica, pero peligrosa para la sociedad europea, su democracia y su progreso, como ya ocurre de forma escandalosa y dolorosa en Hungría (el país miembro de la UE donde la democracia ha quedado en nada, dominada por la ultra derecha) y Polonia.

Que la Ley Mordaza se creó por ricos, para dominar a pobres, e impedir lo más posible sus derechos, queda muy patente en el Barrio de Salamanca, y también, como no, en Colmenar Viejo.

CONTINUAR...