banner coronel baños

LA INCERTIDUMBRE SANITARIA DE LA DEHESA DE NAVALVILLAR.

DEHESA DE NAVALVILLAR

Opinión
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Valoración del Usuario: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

Desde el pasado martes ha comenzado la temporada de aprovechamiento de pastos en la Dehesa de Navalvillar y una vez mas la entrada del ganado en la misma, se realiza con la incertidumbre sobre el estado sanitario de las especies cinegeticas que en altas densidades, se encuentran en el interior de la Dehesa de Navalvillar de Colmenar Viejo.


Frondosa y rica en pastos es la primavera que presenta este año la Dehesa de Colmenar Viejo.
Aquellos ganaderos empadronados en el municipio y que lo consideren oportuno, ademas de poder acreditar que su explotación ganadera esta completamente saneada , pueden solicitar la entrada de sus cabezas de ganado en la Dehesa de Navalvillar.

Un servidor esta total y absolutamente convencido de que el ganado en la Dehesa de Colmenar, representa la principal pieza y mecanismo de sostenibilidad y mantenimiento que necesita un ecosistema como el de Navalvillar. Pues el aprovechamiento de pastos propicia aspectos tan importantes como la fertilización y mejora de las estructuras del suelo. Y con la gusta de los pastos, estos se mantiene siempre a una altura que propicia un menor riesgo de incendios en verano , así como una regeneración de los mismos rápida.

De ahí que considere necesario escribir estas lineas para ensalzar la figura del ganado en la Dehesa de Colmenar Viejo añadiendo ademas que como todos podemos leer en el plan de Uso y Gestión de la Dehesa , el uso prioritario de la misma es el ganadero. Y sabiendo que si repasamos la historia , podremos comprobar lo castigada que ha sido nuestra Dehesa , altas densidades de ganado, se utilizo como campo de obras militares , su arbolado desapareció para la obtención de leña y carbón, entre otros usos perjudiciales...

Por desgracias Colmenar Viejo, viene siendo escenario de una autentica pandemia de tuberculosis bovina . Con hasta el ahora único método de erradicación el saneamiento del ganado y en caso de estar positivo su sacrificio. Algo que ha provocado desde los años 80, una autentica tragedia y merma de cabezas de ganado en nuestro municipio y una reducción en el numero de explotaciones de consecuencias catastróficas para un sector económico importante para nuestra localidad.

No esta claro el origen de esta tuberculosis , aunque parece que el mismo podría estar en determinadas especies cinegeticas transmisoras de la misma, pues hasta la fecha nadie se ha preocupado de investigar de donde puede venir y máxime cuando Colmenar ha sido catalogado como zona de especial incidencia de esta enfermedad, algo que condena a los ganaderos a unos controles mas estrictos por parte de los servicios veterinarios de la Comunidad de Madrid. 

En el ámbito de la Dehesa de Navalvillar hablamos que una vez mas la temporada de pastos a comenzado con la incertidumbre de los ganaderos usuarios de la misma, los cuales han llevado su ganado a la Dehesa completamente saneado. Pero sin saber cuando la temporada acabe si al regresar a sus explotaciones este lo hará de manera saneada y a la espera de que en el saneamiento no de positivo en tuberculosis.

Una incertidumbre que viene provocada por la presencia de especies cinegeticas en el interior de la Dehesa sin control alguno. Nadie a día de hoy es realmente capaz de saber si esos jabalís cuyo rastro es mas que evidente en el interior de la Dehesa están positivos de tuberculosis o no . Y no me puedo olvidar de una especie como el conejo gran transmisora del mal de la garrapata y que desgraciadamente servidor ha visto ganado en la Dehesa que incluso ha fallecido por este mal, dicho y confirmado por la correspondiente certificación veterinaria. 

Ante esta incertidumbre, como dice el refranero español, aunque si me lo permiten modificarlo....
Con el Ayuntamiento de Colmenar hemos topado. Y hemos topado puesto que el Ayuntamiento en ningún momento ha mostrado ningún interés en este aspecto. Cada vez que surge una petición de realizar una batida de caza con motivos sanitarios, ojo que no deportivos. Se excusa con informes encargados a Guardería Rural o Servicios Técnicos de Medio Ambiente que lo único que vienen a decir es que no hay presencia de conejo o jabalís en la Dehesa. O mencionaremos también como excusa un informe sobre la densidad de especies cinegeticas encargado y realizado en otoño del 2018. El cual arrojo datos como que en la Dehesa solo habitan 5.92 conejos por hectárea o que de jabalí solo se detectaron 21 contactos con el fototrampeo.

Todo lo anteriormente mencionado lo único que hace es provocar una autentica perplejidad, servidor por ejemplo ya no sabe si debe acudir a una óptica , después de andar por la Dehesa por que por ejemplo en lo que se refiere al conejo en cualquier punto de la misma se pueden ver altas cantidades. Los rastro del jabalí y destrozos en los pastos son mas que evidentes para justificar la presencia de una colonia de esta especie bastante densa.

Pero el que sigue con la incertidumbre y sin garantías de que su ganado este en la Dehesa y salga de allí en el mismo estado en el que entro , es decir saneado, es el ganadero. Por ello y para finalizar diré que cada vez es mayor la sensación de que el  Ayuntamiento solo quiere la Dehesa para uso recreativos. Antes que respetar y mantener el uso prioritario ganadero, que sin duda gracias al ganado y los ganaderos que siguen conduciendo sus cabezas hasta allí . Hoy la Dehesa de Navalvillar es el gran pulmón verde que todos los colmenareños conocemos y podemos disfrutar. De ahí urge la necesidad de unos gobernantes comprometidos con el sector ganadero de Colmenar Viejo, con la toma de medidas necesarias para garantizar que la estancia de ganado en la Dehesa se haga con las garantías sanitarias adecuadas. Y que ademas se comprometan a la realización de acciones de investigación y control de la tuberculosis bovina en el conjunto del municipio , al fin de conseguir una solución y erradicación de la misma, sin ser necesario el sacrificio de cabezas de ganado y sobre todo un control sobre las especies cinegeticas portadoras.