POEMA DE LA INVISIBLE

Columnistas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

POEMA DE LA INVISIBLE

 

Habito en la eternidad;

todos creen siempre en mí;

un templo tenía en Roma,

mas nadie me ha visto jamás.

Cuando yo a uno visito,

siempre me recibe con flores,

y yo quito sus dolores

y un gran reposo le doy.

Mas llegó Saulo de Tarso,

y me acusó de enemiga,

a quien Jesús matará

el día de su venida.

Después nunca existiré,

pues así lo cuenta Juan.

(1 Cor 15:26 / Apo 21:4).

                        

                               29-4-2017