ARTE URBANO EN COLMENAR: CUANDO EL TALENTO SE ESCONDE

Marisa Martín; Andrés Casamayor

Cultura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Valoración del Usuario: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

Con este pequeño artículo arranca un proyecto lleno de ilusiones al que se incorpora Andrés Casamayor, a los mandos de la imagen y del sonido. Nuestro objetivo es poner en valor el arte urbano de Colmenar y de la comarca, la Sierra de Madrid, sacarlo de los muros y mostrarlo a nuestros vecinos para su disfrute y contemplación.

Aunque de manera somera, ya he hablado sobre arte urbano en dos artículos anteriores de esta misma sección. No voy a entrar más en ello, pues prefiero dejar el análisis del tema a los auténticos especialistas (recomiendo los artículos de Blanco Pont: 2002 y de Reyes-Sánchez F. y García-García, A.: 2020, ambos referenciados al final de este texto). 

No vamos a hacer tampoco juicios de valor ni entrar en polémicas innecesarias sobre la conveniencia o no de determinadas líneas de actuación dentro del universo graffiti, aunque nos decantamos por la más artística y virtuosa, el mural, abogando siempre por el respeto absoluto hacia los demás y hacia el Patrimonio histórico y artístico de nuestros pueblos presentando, como hacemos hoy, a los auténticos protagonistas: 

«Este mural es muy antiguo», dice Cober (cober1_ en Instagram) delante del mural de Talleres Molina (Colmenar Viejo), donde hemos quedado para charlar. 

Cober es un joven colmenareño que está a punto de ser ingeniero. Es un chico normal, como tantos otros, lleno de ilusiones y con muchas inquietudes. Lleva pintando desde los 15 años y, aunque empezó como casi todos los chicos y chicas que integran el universo graffiti madrileño, bebiendo directamente de Móstoles y Alcorcón (Gálvez Aparicio, F; Moreno Martín, J.J.: 2019) y haciendo “letras” clandestinamente, hoy se dedica a hacer murales y cuadros de gran virtuosismo y creatividad. 

AR URBANO 1

 «Llegó un momento en el que dejé de pintar porque estaba un poco saturado, era un niño todavía. Hice un parón de aproximadamente dos años y volví a pintar letras. Mi hermano me dijo que por qué no pintaba una cara, que se me daba bien. La pinté y me quedó bien» 

Así, Cober empieza a pintar retratos y murales realistas ocultando su talento en el alma de la ciudad, situando su taller en las mismas entrañas de la villa. Desde su taller urbano, su casa, un auténtico templo del mural colmenareño (y no exagero), da vida a “El Joker”.1,  un retrato vectorizado de compleja realización basado en el conocido personaje cinematográfico interpretado por Joaquin Phoenix. «Elegí al Joker porque me gusta bastante. No respeto su forma de actuar después de lo que le pasa, pero sí que respeto un poco cómo le trata la Sociedad y entiendo al personaje. Vivimos en una Sociedad en la que está todo muy loco, donde la gente se preocupa más por sí misma que por los demás». 

   

art urbano 1 3Los ojos de Joker expresan todo el dramatismo del personaje, su tragedia vital: «La mirada es el espejo del alma. Lo que más me gusta pintar son los ojos, porque es lo que más me dice de una persona. Yo pinto a las personas que me gustan por algún motivo: por su obra, por su forma de ser. Las hago porque quiero». 

Así es Cober, sencillo y genial. Agradece a sus amigos (Reus, Crash y Bollo) los momentos que comparten pintando, aunque le gustaría mencionar especialmente a El Rojo, de Soto (rojo_graffiti_ en Instagram). 

«Me gusta pintar con gente, pero cuando estoy solo es cuando más disfruto. Mac Miller 2.  siempre me acompaña, habla mucho de la vida, de cosas que le preocupan. 

Vengo del mundo del graffiti y en este sitio donde pinto al final estoy solo y nadie me ve, es como mi segunda casa, es donde más tranquilo estoy y donde mejor puedo expresarme. Siempre pinto con rap, con rock o con géneros que me ponía mi padre de pequeño». 

Cober sabe que lo que hace es un arte efímero, sujeto al constante deterioro. «Al final hay que ser muy valiente porque te expones ante todo el mundo. Esto no es como en una galería, donde solo va la gente que quiere entrar. Al final te está juzgando todo el mundo constantemente y todo se puede acabar en cualquier momento». Pero también es consciente de la alegría que el arte urbano proporciona a la ciudad. «A todo el mundo le gusta. Creo que le deberían dar más importancia, más espacios e invertir un poco en ello, porque al final es una forma de alegrar el día a la gente. Vería muy bien el que el Ayuntamiento habilitara lugares apropiados para ello donde se pudieran expresar libremente los pintores, sobre todo aquellos que empiezan». 

 

 

art urbano 2 3Estamos de acuerdo con Cober, deberían existir en nuestro municipio paredes de libre acceso para pintar. La existencia de estos lugares no acabaría con el vandalismo, es verdad, pero servirían para canalizar los impulsos creativos y comunicativos de muchos jóvenes evitando, en muchos casos, males mayores. 

 

1. Joker, película estadounidense de 2019 dirigida y producida por Todd Phillips.

2. Malcolm James McCormick (1992-2018), conocido como Mac Miller, fue un rapero, cantante y productor discográfico estadounidense. )
El también estadounidense Tupac Amaru Shakur (1971-1996) fue uno de los raperos más importantes, conocido por tratar los problemas sociales urbanos. siempre me acompaña, habla mucho de la vida, de cosas que le preocupan. 

 



REFERENCIAS: 

Blanco Pont, J.M. (2002): “A FLOR DE MURO: El graffiti como comunicación alternativa”, en Congreso Iberoamericano de Comunicación Alternativa (CICA) en Campeche, del 22 al 24 de mayo de 2002. 

Gálvez Aparicio, F; Moreno Martín, J.J. (2019): THE GOLDEN YEARS. Alcorcón & Móstoles graffiti (1985-2000). Ed. Felipe Gálvez. ISBN 978-84-09-12606-4. 

Reyes-Sánchez F.; García-García, A. (2020). “El graffitti como paradigma de interrelación entre la ciudad y el arte urbano. El caso de "Muelle", el primer grafitero español”, en Visiones urbanas. IX Jornadas Internacionales Arte y Ciudad: Madrid, 21, 22 y 23 de octubre de 2020 / coord. por Miguel Ángel Chaves Martín, 2020, ISBN 978-84-09-26948-8, págs. 835-842. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marisa Martín; Andrés Casamayor