banner censura diariocolmenar

Una mirada al futuro

Cultura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

El próximo 14 de septiembre a las 19,00 horas, en la Biblioteca López de Vega de Tres Cantos, presento tres de mis últimos libros que en su conjunto bien puede ser una mirada al futuro, una llamada a la vida y a la verdad.

 ¿Porqué tres libros a la vez? No es que sea una máquina autónoma de escribir, sino que no he podido por las circunstancias globales de la humanidad, el presentarlo con antelación para todos aquellos que queráis leerme. “Los grandes simios y sus derechos básicos” estaba terminado y publicado poco antes  de nuestro confinamiento y el cese de las actividades culturales, por lo que cuando estaba realizando las gestiones, el mundo se paralizó. “Reflexiones de un Simio” ha sido escrito durante el encierro y contiene muchos temas y reflexiones como bien indica su título. “Hojas caídas” ha sido escrito cuando de nuevo la libertad volvió a nuestras vidas. Un libro de poemas, del canto a la esperanza, al mañana, a la naturaleza y al amor.

Por todo ello te invito  a que me acompañes a charlar un rato, a conocernos  y si lo deseas, a que te lleves los tres libros o alguno de ellos a precio más bajo de cómo lo puedas encontrar en la editorial o por internet. Te espero

 

“Los grandes simios y sus derechos básicos”

 

Es un llamamiento para poner en debate la importancia de nuestros hermanos evolutivos los grandes simios (bonobos, chimpancés, gorilas y orangutanes) en el marco de su protección inmediata tanto de su hábitat como de los que en la actualidad se encuentran cautivos, solicitando sus derechos básicos (a la vida, la libertad y no ser torturados ni física ni psicológicamente) como así ya lo manifiestan numerosos científicos y algunas sentencias judiciales que han sido noticia a nivel mundial.

Este libro coordinado por Pedro Pozas Terrados, no hubiera sido posible sin los artículos escritos por grandes figuras científicas, conservacionistas, animalistas, del mundo jurídico, periodistas y escritores. Ellos rompen esquemas y apoyan con sus palabras a los grandes simios y sus derechos. No pueden dejar de leer en esta edición a: Jose María Bermúdez de Castro Risueño, Jorge Riechmann, Emiliano Bruner, Biruté M. F. Galdikas, Miguel Angel Valladares, Isaac Vega, Pedro A. Ynterian, Karen Altamirano, Máximo Sandín, Fernando Valladares Ros, Kepa Tamames, Rosa Montero, Francisco Garrido, María de las Victorias Gonzalez, Federico Manuel Rodriguez, Carmen Méndez, Joaquín Araujo, Gaciela Regina, Itai Roffman, Miguel Galindo y Pedro Pozas.

Sin todos ellos, este libro que tiene valor científico en defensa de los derechos de los grandes simios y que avala la lucha en la que Proyecto Gran Simio lleva dos décadas embarcado, no hubiera podido dar a luz.

Gracias también a los dibujos que ilustran esta obra, algunos de ellos bajados de internet sin haber podido encontrar a su autor y otros realizados por Itai Roffman y Pedro Pozas. “El trazar los rasgos de los seres vivos y plasmarlo tímidamente en cuadernos o láminas en blanco, te hacen sentirte parte de su vida, de sus sacrificios por la subsistencia, de sus dificultades a la hora de vivir en sus ecosistemas que están siendo destruidos por los seres humanos. Te hacen sentir empatía y también dolor porque todos ellos están desapareciendo ante el acoso exterminador del ser humano en la ya denominada sexta extinción” Pedro Pozas

 

“Reflexiones de un simio”

 

Si, soy un simio, un primate, un homínido o un humano. Si, cualquier de los calificativos me valen, pero permítanme que me denomine simio. ¿Por qué? Tal vez porque es la manera despectiva con la que tratamos a nuestros hermanos evolutivos para poder diferenciarnos de ellos. Y si, somos diferentes, eso nadie lo niega. Hemos creado máquinas, ciudades asombrosas eso sí también venenosas, volamos en grandes aparatos voladores y navegamos a las profundidades del mar. Claro que somos diferentes de los otros primates, tan diferentes, que somos capaces de exterminar a todos los homínidos incluidos a  nuestra propia especie. Nos reímos de ellos en los zoo-ilógicos. Nos avergüenza tener un mismo ancestro común. No somos capaces de concederles unos derechos básicos, vaya a ser que nos quiten el puesto de trabajo como ya denuncie en mi libro “Defensores de la Igualdad”. Andamos de forma erguida, leemos, creamos. Pero sin embargo no hemos sido capaces de desarrollar nuestro cerebro y comprender que somos la única especie de la Tierra que está eliminando al resto de las especies y encima nos jactamos de destruir nuestra única casa donde vivimos. ¿Puede haber tanta torpeza junta en una sola especie? Sabremos levantar un rascacielos, pero seguimos teniendo un cerebro estúpido.

Es por ello que en este libro escribo mis reflexiones, las meditaciones y opiniones de un simio orgulloso de serlo. Todas mis inquietudes y razonamientos intento escribirlos, hacerlos público, dejar la huella de mi voz, de mi grito, desahogarme y llenar pantallas en blanco con mensajes que espero puedan llegar a todo aquel que quiera leer y comprender.

En Reflexiones de un Simio, hablo de mi experiencia negativa al ser Observador Civil nombrado por Naciones Unidas en la COP-25 donde se trataba el cambio climático que ahora parece haber sido acaparado en su totalidad por la pandemia que estamos atravesando. Hablo del virus que azota a  nuestras vidas y que tantas muertes se ha llevado por delante por la mala gestión de nuestros representantes políticos.  Me refugio en  los mensajes lanzados por las redes para llamar la atención a situaciones tristes o bien para alabar el maravilloso mundo de nuestra naturaleza que estamos destruyendo. Escribo de los otros simios amigos y de las colaboraciones en otros trabajos o libros. Y mucho más.

Y como no, en estas reflexiones no puede faltar los versos y un pequeño capítulo dedicado a Leonor, mi compañera, mi amor. Ella es el  faro que alumbra mis pasos en este navegar por la vida ahora en soledad. Ella me enseñó todo. Me abrió los ojos y ha sido siempre el motor de mi existencia. Sabia, guapa, cariñosa, sincera, una gran educadora y sin embargo el dichoso destino se ensañó con ella, la golpeó fuertemente hasta sus últimos momentos.

Reflexiones de un Simio es también como se llama el Blog donde escribo semanalmente dentro de la revista digital FronterasD.

Solo me resta decirte amigo lector/a que mi corazón está totalmente abierto a ti. No escondo nada. Mis manos siempre están extendidas e intento comprender muchas cosas absurdas que proliferan a nuestro alrededor. Debemos abrir bien los ojos. Informarnos no solo de una fuente, sino de muchas y de muy diversos colores. Sólo con que seamos capaces de visionar globalmente, de no quedarnos únicamente en unas ideas, de tener la mente abierta a otras opiniones y realidades, solo entonces, tendremos la verdadera visión de nuestro mundo y llegaremos con las manos en la cabeza a comprender hacia donde nos dirigimos y quiénes son los culpables de nuestra órbita frustrada como especie.

Carlos Blanco Fadol  y José María Bermudez de Castro, que han escrito dos excelentes prólogos del libro “Reflexiones de un simio”, hablan así del contenido del mismo y de su autor:

                                 “De Pedro, he captado su pasión ante las injusticias. Casi me parece verlo cabalgar sobre Rocinante, luchando contra la contaminación atmosférica con la fuerza de su pluma, la claridad de sus conceptos y la contundencia en sus palabras. Lo veo heroico, encaramado, como simio que es, sobre los árboles centenarios de las selvas para evitar su derribo, como un King Kong amenazado por el egoísmo y avaricia de los poderosos sin escrúpulos……….  “Reflexiones de un simio” es un libro de grandes contrastes y diversidad de temas, propio de una mente inquieta y sensible como la de Pedro. Por eso resulta difícil definirlo en un solo concepto. En sus páginas, queda patente la preocupación del autor hacia los grandes simios y la angustia por sentir a la naturaleza y a la biodiversidad mancilladas. Deja entrever su impotencia ante los acuciantes problemas de nuestro tiempo, y ofrece para los mismos, soluciones evidentes. Pero lo que no imaginaba encontrar en “Reflexiones de un simio”, fue la llama certera de un inmenso amor pleno de poesía agazapado entre sus páginas, que hace sombra a los temas de desolación y amenazas que acucian a nuestro mundo.”

Carlos Blanco Fadol. Etnomusicólogo – investigador, escritor y científico.

“Pedro Pozas tiene una enorme sensibilidad para entender estos problemas y explicarlos con la extraordinaria experiencia acumulada a través de los años. Las páginas de este libro están llenas de advertencias, que no deberíamos ignorar. Las reflexiones de Pedro Pozas no son fruto de una pesadilla mal digerida, sino la consecuencia de manejar datos reales. Sus críticas están bien fundadas y sus razonamientos deben ser leídos con el interés que merecen. Quizá muchas personas lo tachen de idealista, pero sus escritos quedarán para la posteridad y podrá constatarse si sus peores presagios eran infundados o estaban cargados de razón. Me temo que no queda mucho tiempo para comprobar las hipótesis de trabajo que se vierten en las páginas que siguen. Por favor, lean con atención.”

José María Bermúdez de Castro Risueño

Científico. Antropólogo. Codirector de Atapuerca y Premio Príncipe de Asturias.

 

“Hojas caídas”

 

Hojas caídas es el título de mi nuevo libro, esta vez de poemas y prosa poética donde se desnuda parte de mi corazón y abordo sentimientos que la vida nos depara en cada momento, en cada instante, en cada hoja caída del árbol de la sabiduría que todos guardamos en lo más íntimo de nuestro ser.

Cuatro son los capítulos o apartados en los que he dividido mis poemas: Canto al mañana, canto a la naturaleza, canto a la esperanza y canto al amor. Busco de esa forma un orden más o menos elegante para la comprensión y seguimiento de lo que quiero expresar. Cuando hablamos de la poesía, es difícil catalogar un tema en concreto, ya que los mismos versos van volando de sentimiento en sentimiento, dejando caer las lagrimas o las sonrisas, volando la imaginación rítmica, buscando muchas veces emociones en un mismo poema.

La belleza de este género se encuentra en la libertad de las palabras, en las metáforas, en la rima, en la pasión de escribir, en dejar sin terminar una historia o vagar sin rumbo por el cosmos del universo, jugando con las estrellas de tu propio mundo, sintiendo la lluvia de letras donde ellas solas se van buscando para formar palabras y éstas en oraciones que reflejan una nueva inquietud.

Joaquín Araujo; poeta, naturalista y escritor, ha escrito la editorial de mi libro y entre otras afirmaciones dice: “Pedro Pozas Terrados ha escuchado, incluso sin que se percatara, las infinitas sugerencias e insinuaciones del mundo que se expresa sin palabras. Por eso es uno más de los buenos traductores del lenguaje de la Natura, el que ahora más necesitamos escuchar pues de ello depende nuestra pacificación interior y, por supuesto, la desactivación del ingente poder destructor que tiene esta civilización, sorda y ciega…… La Belleza de la POESÍA se corresponde con la demolida en la Natura. Por eso podemos considerarla un antídoto y a poetas como Pedro Pozas un sanador de la mejor faceta de lo humano”.

            El escritor Miguel Galindo que prologa Hojas Caídas cita que: “Hojas Caídas está estructurado en cuatro estaciones, como la sinfonía de Vivaldi, puesto que es la música de las palabras: cuatro cantos en el nacer del día, maitines, laudes, prima y vísperas, como en los esclarecidos claustros de la sabiduría del recogimiento. En Pedro Pozas son el Canto a la Naturaleza, el Canto a la Tierra, el Canto a la Esperanza y el Canto al Amor… Y no es un capricho en un autor dónde, como los monjes con sus rezos, la naturaleza, la tierra, la esperanza y el amor se funden en su mismo y único concepto: la causa y el efecto, y el fin de todo. Es el alma del mundo…Porque no es un libro de comprar, leer y estanterizar (permítanme el palabro inventado, y sepan disculpármelo). Es un libro de cabecera, para leer a pequeños sorbos, paladeándolos y pensándolos; digiriéndolos, buscándoles hasta la médula”.

Presentacion libros pedro 3c