banner censura diariocolmenar

Mar Echenique: "Me fascina tratar de descubrir lo que no se ve y me gusta escribir sobre ello: lo que se oculta, lo que escondemos todos bajo nuestros disfraces."

Cultura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

 » Mar Echenique: "Me fascina tratar de descubrir lo que no se ve y me gusta escribir sobre ello: lo que se oculta, lo que escondemos todos bajo nuestros disfraces."

1.- ¿Quién es Mar Echenique?

Mar Echenique (San Sebastián, 1962)

Estudió Psicología en la Universidad Autónoma de Madrid. Trabaja actualmente como responsable de los proyectos de Salud mental de una importante organización humanitaria. Se inició en la escritura de ficción durante su infancia, con novelas cortas de aventuras, encuadernadas por ella misma. A los 12 años ganó el primer premio de un concurso literario. Su primer libro de relatos, Una mariposa en el café, publicado en 2019, fue finalista de la VI Edición de Premios de Relatos de la Editorial Círculo Rojo y obtuvo alta consideración entre la crítica literaria. Su primera novela, Valium 10 en la vicaría, ha quedado finalista de la II Edición del Concurso de Novela negra, “Sed de mal”, en el marco del Festival Literario Octubre Negro en Madrid. Su escritura versa sobre esa red que tejen a nuestro alrededor las relaciones personales, las emociones y las ambiciones humanas, lo que se esconde detrás de lo aparente y la búsqueda de una justicia social que a día de hoy parece inalcanzable.

2.- ¿Qué puedes adelantar al lector de ‘Valium 10 en la vicaría’? 

Como ya se sabe, Valium 10 en la vicaría es una novela negra. Pero en ella el lector no va a encontrar no va a encontrar ni sangre ni vísceras ni escenas de violencia extrema, sino más bien perfiles psicológicos, la mirada al mundo de la protagonista y de los personajes principales.

La novela tiene varias capas. Por una parte, el caso policiaco en sí mismo, de corte clásico, de "habitación cerrada”, y las motivaciones y emociones que subyacen debajo; por otra, además de los acontecimientos que transcurren en el tiempo presente de la novela (principios del siglo XXI), hay otros más remotos que nos sitúan en la España de la dictadura, una España pobre y rural de finales de los años 50. 

3.- ¿Vivimos en una sociedad dominada por las falsas apariencias? ¿Podría ser este uno de los temas centrales de la novela?

Sí, por supuesto. Me fascina tratar de descubrir lo que no se ve y me gusta escribir sobre ello: lo que se oculta, lo que escondemos todos bajo nuestros disfraces. Nada es lo que parece. Cada persona, cada ser humano, está formado por muchas capas.

4.- ¿Cuándo y por qué decides involucrar a la Iglesia en tu novela? 

No fue una decisión consciente. Salió así. Hace años tuve la oportunidad de visitar el Arzobispado de Madrid con un grupo de amigos y la atmósfera me dejó impresionada. Supongo que fue en ese momento en el que empezó a gestarse esta novela. Me pareció el escenario ideal para una historia de ocultaciones, de brillos y sombras, de grandes fastos y de pequeñas miserias humanas.

5.- ¿Por qué te decides por el género negro? 

De pequeña leí mucha novela policiaca y me gustaba mucho, pero cuando descubrí la novela negra me fascinó. La diferencia estriba en el fondo de denuncia social que subyace en toda novela negra. La novela policiaca nos propone una trama que centra el interés del lector en tratar de resolver una serie de crímenes. La novela negra va más allá y, bajo esa trama criminal, se esconde una denuncia de la injusticia. La resolución del misterio, en la novela negra, no es el objetivo principal. La división entre buenos y malos de los personajes se difumina, se llena de matices. Además, me resultan muy atractivos los típicos personajes de las novelas negras, esos individuos solitarios y derrotados en busca de la verdad. 

6.- ¿Algunas influencias confesables?

Muchas. Mis referencias literarias son múltiples y variadas y, naturalmente, es posible que muchas de ellas se vean reflejadas en esta novela. Pero por tratarse de este género negro, me gustaría mencionar a Donna León, a Vázquez Montalbán y a Henning Mankell. Sus personajes protagonistas son en los tres casos hombres, como así eran prácticamente todos hasta bien entrado el siglo XXI. Yo escribí la primera versión de Valium 10 en la vicaría a principios de los años 2000, cuando apenas había mujeres inspectoras de policía. Sin embargo, yo sentí desde el primer momento que mi protagonista tenía que ser mujer, no podía concebirla de otro modo. Desde entonces, han proliferado las protagonistas mujeres y, actualmente, en la literatura española parece haber más mujeres policía que hombres. Sin embargo, pienso que la mía, Valeria Pereira, es muy diferente a todas ellas.

7.- La literatura es parte importante de tu vida desde siempre. ¿Trabajas ya en algún nuevo proyecto?

Sí. Siempre tengo algún proyecto entre manos. Ahora estoy con dos. Por una parte, una nueva novela que se centra en la idea de la venganza y el mal intrínseco a algunos seres humanos. Por otra, un nuevo libro de relatos, basado en los arquetipos humanos y su relación con la antigua mitología griega. Quiero reflejar la constancia, a lo largo de los siglos, de las emociones y las ambiciones humanas. No hay nada nuevo bajo el sol, aunque a veces nos parezca que vivimos en un mundo en continuo cambio y transformación. Cambia nuestra existencia, pero la esencia permanece.

 Valium 10 en la vicaría es una novela que apela a la mejor tradición del género negro. Intensa, sólida, vibrante, sin alardes ni artificios. Con un pulso narrativo firme y una trama bien delineada, Mar Echenique logra sin aparente esfuerzo lo que muchos otros intentamos infructuosamente: agarrar al lector por la solapa desde los primeros compases y no soltarlo hasta la resolución del más ingenioso desenlace. (Raúl Ariza, escritor).

 

FUENTES: ediciones-atlantis.blogspot.com

Publicidad
Publicidad