banner censura diariocolmenar

Dos obras maestras que nacieron en malos momentos de sus autores

https://fundacionexcelentia.org

Cultura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 
El concierto para violín de Tchaikovsky y “La Grande” de Schubert de la mano de Fundación Excelentia
Dos grandes obras maestras, que no nacieron en un buen momento de sus respectivos autores, llegarán el 25 octubre a las 19:30h a la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de la mano de Fundación Excelentia con un programa de lujo que incluye el Concierto para violín de Tchaikovsky, y la grandiosa sinfonía nº9 de Schubert. Todo ello con la Orquesta Clásica Santa Cecilia, el virtuoso del violín Janusz Wawrowski y la dirección de Grzegorz Nowak.

 

Aunque Tchaikovsky a menudo no tenía competencia cuando se trataba de escribir obras líricas y dramáticas para el escenario o la sala de orquesta, nunca pudo expresarse tan bien en el formato de concierto. Algunos autores han sugerido que sus equivocas relaciones interpersonales le hizo difícil enfrentarse a la lucha personal que a menudo se encuentra en el corazón de un buen concierto romántico. Otros sugirieron que era un compositor demasiado lírico para poder escribir una obra contundente y dramática que enfrentara a un individuo contra muchos. Cualesquiera sean las razones, su extenso catálogo contiene solo un concierto para piano exitoso y un solo concierto para violín.
 
El Concierto para violín fue escrito en 1878 durante el período inmediatamente posterior a la huida de Tchaikovsky de su desastroso matrimonio. Para escapar, viajó a Francia, Italia y Suiza, donde conoció a su viejo amigo, el violinista Joseph Kotek. Juntos tocaron la Sinfonía española de Lalo, y la experiencia aparentemente movió a Tchaikovsky a comenzar inmediatamente a trabajar en un concierto. Los bocetos se completaron en solo once días, mientras que la puntuación tomó solo dos semanas. Sin embargo, tuvo dificultades para realizar el estreno.

 

La obra está llena de melodías líricas que sugieren la canción folclórica eslava y rusa que tan a menudo encontró su camino en los ballets de Tchaikovsky. A pesar de las dificultades de la parte solista, el violín se centra en decorar el tema más que en presentar pasajes puramente técnicos. El segundo tema del primer movimiento se ha citado a menudo como un ejemplo de Tchaikovsky en su mejor momento lírico. En el animado final, la influencia de la canción popular se escucha con más fuerza, tanto en las armonías como en las melodías construidas sobre cuartos descendentes. En conjunto, el trabajo resultó ser uno de los más creativos y menos pretenciosos de Tchaikovsky.

 

Un estreno con 10 años de retraso

 

La Sinfonía nº 9 en Do mayor, sinfonía y última obra orquestal importante del compositor austríaco Franz Schubert, se estrenó el 21 de marzo de 1839, más de una década después de la muerte de su compositor. Schubert comenzó su Sinfonía n° 9 en el verano de 1825 y continuó trabajando en ella durante los dos años siguientes. En 1828, la Gesellschaft der Musikfreunde (Sociedad de Amigos de la Música) de Viena aceptó ofrecer el estreno, pero la orquesta se quejó de la longitud y la complejidad técnica de la nueva pieza y finalmente se negó a interpretarla. 

 

La Sinfonía n° 9 no interpretada podría haberse desvanecido si no fuera por la intervención de Robert Schumann. En ese momento más conocido como periodista musical que como compositor, Schumann viajó en 1838 a Viena, donde se reunió con el hermano de Schubert, Ferdinand, quien le mostró las partituras de varias obras sin interpretar. Schumann convenció a Ferdinand de que la música, en particular la Sinfonía n° 9 , estaría mejor en Leipzig, donde su amigo Felix Mendelssohn defendía nuevas composiciones. Mendelssohn aceptó asumir la sinfonía y se interpretó al año siguiente, aunque en una versión abreviada.

 

La sinfonía n° 9 revela la profunda influencia de Beethoven en Schubert. La sinfonía de Schubert no solo es casi tan larga como la Novena del propio Beethoven, sino que también se basa en los enfoques compositivos de Beethoven. Sus formas y estructuras compositivas son muy parecidas a las que Beethoven las habría elaborado. El propio Beethoven había aprendido esas ideas en gran parte de las obras de Joseph Haydn y Mozart, pero les dio una expresión más amplia y libre. Schubert sigue el enfoque de Beethoven más que el de los maestros anteriores.

 

Novedades en Excelentia

 

Para la nueva temporada, Fundación Excelentia ha creado varios privilegios y ventajas excepcionales para los abonos del Ciclo Grandes Clásicos de la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional, como mejores precios, suscripción gratuita a la revista premium "Excelentia: Música y Arte", flexibilidad en los abonos pudiendo seleccionar los conciertos deseados, conferencias previas a cada concierto de abono, una oportunidad para conocer mejor a los compositores y las obras que se interpretarán en los conciertos. De forma muy amena, a cargo de Carlos de Matesanz (crítico experto musical y director de programas de Radio Clásica), cada conferencia se celebrará unos días antes de cada concierto del ciclo, en el auditorio del nuevo y señorial Club Monteverdi (Calle Almagro 36, 1ª planta) y serán exclusivas para los abonados del Ciclo Grandes Clásicos.

 

Precisamente ésta es otra de las novedades de Excelentia, que durante estos meses es posible disfrutar en el elegante marco del Club Monteverdi de los mejores recitales de piano de Chopin, Mozart, las grandes Bandas Sonoras del Cine, un especial Charles Chaplin en concierto, la música de Ludovico Einaudi y muchos más... Y a la finalización de cada concierto podrás pasar un rato muy agradable, tomando una consumición en el Piano Bar o en la Terraza del club. Precio del concierto más consumición: 65 euros. Monteverdi es un club privado de las artes, con más de 1.000 metros cuadrados de superficie, donde los amantes de la música, la pintura, la literatura y la gastronomía entre otras disciplinas, tienen su lugar de encuentro.

 

Fiel a su idea de hacer llegar la buena música al máximo de aficionados, Excelentia ha programado conciertos en varias otras ciudades, además de Madrid: Barcelona, Granada, Tarragona, Valencia, Pamplona, Zaragoza... El primero de los conciertos en cada una de ellas estará dedicado a la buena música de cine, con obras de Morricone, Zimmer y Williams de las célebres películas Backdraft, E.T., La Muerte Tenía un Precio, El Caballero Oscuro, Across The Stars, Parque Jurásico, Hasta Que Llegó Su Hora, Cinema Paradiso, La Misión, Pearl Harbor, Gladiator, Madagascar, Hook, The Ecstasy of Gold, The Lion King, Schindler's List – Remembrances, Harry's Wondrous World.- Harry Potter, El Bueno, el Feo y el Malo o Piratas del Caribe.

Sobre Fundación Excelencia

 

La Fundación Excelentia es una fundación privada sin ánimo de lucro que desarrolla sus actividades en el campo de la cultura. Nace para contribuir a la promoción del patrimonio lírico-musical e impulsar la creación y representación de las artes musicales en todas sus variedades adoptando y aunando las iniciativas necesarias para que se cultiven en libertad y perfeccionamiento permanentes. Son objetivos primordiales de la Fundación la difusión y divulgación de la música y el cultivo de nuevos valores musicales. Entre sus actividades fundamentales se encuentra la organización del Ciclo de Conciertos Excelentia que tiene lugar en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música de Madrid. Promocionando este ciclo la Fundación pretende acercar la música de calidad a todos los públicos con un amplio repertorio.

 

Además de su apuesta por hacer llegar la música clásica y otras músicas a todo tipo de públicos en distintos lugares de España, la Fundación tiene un fuerte compromiso social y por eso organiza también seminarios, mesas redondas, simposios, conferencias, concursos y cualquier otro tipo de reuniones sobre los temas que constituyen los objetivos de la Fundación. Así mismo, y para el mejor cumplimiento de sus objetivos, la Fundación Excelentia desarrolla un fuerte proyecto educativo que incluye conciertos pedagógicos para niños, ayudas para la formación musical, cursos de música para niños y conciertos benéficos. En su búsqueda comprometida a través del arte y consciente de que la música es un lenguaje para la paz, la Fundación Excelentia desea transmitir a través de su trabajo los valores universales de la armonía y la escucha que tanto ennoblecen al ser humano.

 

Adquisición de entradas: A través de Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla." contenteditable="false">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. o llamando al teléfono: 91 4574061 / 91 4583089 y a través de Internet.

 

Más información: www.fundacionexcelentia.org