M21 deja de emitir por no estar en la onda del PP

Cultura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

El corte de las emisiones de M21, la radio municipal de Madrid, aboca a un futuro incierto a este proyecto comunicativo público. Acusada por el alcalde y los medios de comunicación conservadores de “sectaria”, de despilfarrar el presupuesto y no llegar a una audiencia numerosa, la emisora ha cumplido en los últimos tres años un rol formativo, cultural y de proximidad que ahora queda huérfano.

El lunes 30 de septiembre se hizo el apagón en la emisora municipal M21. Desde entonces, en el 88.6 del dial madrileño no suena nada. Era la fecha límite para que el Ayuntamiento de Madrid comunicase a la Secretaría de Estado de Agenda Digital si las emisiones de la radio pública continuaban o no. “Las emisiones de Radio Carmena se acaban el 30 de septiembre. El capricho se acaba”, anunció el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, en el pleno municipal celebrado el martes 24 de septiembre, con esa mención despectiva al nombre de la emisora que provoca carcajadas en la bancada derechista e indignación entre quienes han participado en la historia de este proyecto de comunicación público. Almeida daba así carpetazo a una de las promesas electorales con las que se presentó en campaña como candidato a la alcaldía por el Partido Popular, el cierre de M21.

Sin mucho ruido y ninguna comunicación oficial por parte del Ayuntamiento de Madrid que detalle las razones, la emisora municipal M21 ha dejado de emitir. Otro gallo cantaría y otro revuelo se hubiera formado en el corral, qué duda cabe, si hubiera sucedido bajo la administración de un partido de diferente color político, cuando las llamadas a defender la libertad de expresión frente a un inaceptable ataque habrían llenado encendidas columnas de opinión y ocupado acalorados minutos de tertulias en los mismos medios de comunicación de corte conservador que hoy se prestan a hacer de gabinete de prensa del gobierno municipal encabezado por Martínez-Almeida para difundir las causas que supuestamente justifican el fundido a negro de la emisora municipal M21.

De momento, la radio no emite y se desconoce lo que sucederá en el futuro, aunque fuentes municipales aseguran a El Salto que lo que ha terminado es la emisión en FM, no la radio, y que se mantendrán los contratos de la decena de personas empleadas hasta que se vayan extinguiendo, puesto que se trata de contrataciones por obra y servicio. De ellas, las siete que están firmadas por la empresa pública Madrid Destino esperan ganar en los tribunales la consideración de indefinidas.

En cuanto a los contenidos, desde el Ayuntamiento indican que una de las opciones que se están barajando es que se limiten a asuntos relacionados con los distritos y que serían realizados por alumnos con tutores, dado que se pretende dotar a la emisora de un carácter formativo que, sin embargo, ya está presente en el hacer cotidiano de la radio.

“Esto no se va a poder recuperar”, comentan a El Salto desde la redacción de M21, donde también recalcan que la misión formativa ha estado presente “desde el primer día” en esta emisora escuela, por la que han pasado en los últimos tres años más de 160 becarios, fruto de los convenios firmados con las universidades públicas de Madrid. “Se ha hecho un proyecto social enorme —recuerdan—, hay historias muy bonitas de chavales discapacitados que encontraron trabajo tras pasar por la radio, hay una tasa del 50% de reinserción laboral de personas en peligro de exclusión social, hay mucha gente a la que M21 le ha cambiado la vida”.

En un comunicado publicado el mismo lunes, la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) lamenta “profundamente” la decisión que ha tomado el equipo municipal del Ayuntamiento de Madrid de cerrar las emisiones de la emisora escuela M21 y expresa su “preocupación por el futuro de los profesionales que trabajan en ella”. La APM critica que el corte de la emisión obvia el carácter fundamental de escuela de radio, “lo que permitía a los alumnos ofrecer a los ciudadanos el fruto de su aprendizaje”, y señala que la emisora emitía primordialmente información cultural, “lo que supone, asimismo, una pérdida para la promoción de Madrid como destino cultural”.También desde la Sección de Prensa y Medios del sindicato CNT Madrid han expresado su rechazo al cierre de la emisora y han mostrado su “solidaridad con los profesionales que se ven afectados por esta decisión injusta, precipitada e irracional”. Para esta sección sindical, la vocación de servicio público de la radio municipal “cumplía un importante papel en la creación de comunidad, la defensa de la diversidad y el respeto, la invitación a reflexionar, cuidar la memoria y participar en la vida pública, la formación de personas que quieren dedicarse a la radio y la difusión de opiniones e informaciones que afectan a toda la ciudadanía madrileña”.

CNT también señala que “una de las muchas tareas pendientes de Madrid Destino, la empresa pública que gestiona la mayor parte de la cultura municipal madrileña, es la de cumplir la ley en materia laboral” y considera “inadmisible” que la precariedad de los trabajadores y la “ilegalidad de sus contratos” se utilicen como excusa para el despido, “que es precisamente lo que ha hecho el Ayuntamiento en un triple salto mortal dialéctico”.

CONTINUAR...