banner coronel baños

Miércoles, 09 Diciembre 2020 11:43

Reflexión

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Queridos ciudadanos:

A estas altura de la vida, como es mi caso, que por lado empezamos a pasar de todo y por otro a estar hartos de que se nos considere atrasados e ignorantes. Es cierto que muchos no estamos para ponernos al día en internet porque no nos estimula y además pensamos que muchos de los casos del mismo es un “engañabobos”. Cada cual que piense lo que quiera.

En cierto lugar me dijeron que los españoles no creíamos en nada que no fuese vivir la vida. Puede que tengan razón, en general, ya no creemos en la religión, ni en la justicia, ni en los políticos, ni en la información, ni mucho menos en las chorradas que nos quieren hacer creer de las nuevas tecnologías. (No se preocupen, pueden entender lo que quieran, a mí siempre me critican).

No puedo entender que con la excusa del Covid los servicios no funcionen, no te atiendan por teléfono, tengamos que esperar colas que no se conocían ( al menos yo no las he conocido como ahora, salvo cuando iba con mi mujer y los niños a los CIE de Madrid), la excusa de la cita previa sirve para que los empleados de muchas empresas públicas no trabajen, estén los despachos vacíos, etc., y también que se haya puesto de moda que cojan el teléfono y te suelten una retahíla (que yo llamo de gilipolleces sobre la privacidad; somos españoles y mediterráneos, a quién se quiere engañar) y al final, no cogen el teléfono.

A los de mi generación nos han calificado en muchas ocasiones de reprimidos por no protestar, por no manifestarnos (no sé de quién es esa idea).

Es cierto que no he conocido muchas manifestaciones violentas, no nunca he participado en ninguna, pero si he firmado contra cosas que no me han gustado, Tal vez éramos demasiado complacientes, sumisos o abnegados, yo no me sentía a disgusto y soñaba, como sigo haciéndolo, aunque ahora me suelo despertar y veo un mundo desconocido, más aburrido que el de mi juventud, con todo lo que me digan de la modernidad.

¿Sería bueno empezar a desmontar esa democracia tan arraigada en nuestra sociedad? ¿Sería bueno aceptar que hay otras personas de otros países que viven y conviven con nosotros y podemos entendernos? ¿Sería posible que los burócratas, estadistas, políticos, instituciones y empresas se dieran cuenta que lo9s mayores también estamos aquí, que pagamos, que votamos, que existimos y que tenemos nuestros derechos, que no queremos que nos atiendan máquinas, se nos escuche en el teléfono  y nos dejen vivir a nuestro aire?

¿Creéis que podríamos realizar una revolución? Ya sé que la respuesta ya la sabéis y que motivo de risa. Pero al fin, por lo menos, consigo que os riais, que no es poco en estos tiempos.

Juan Pablo Ávila    

Visto 80 veces Modificado por última vez en Miércoles, 09 Diciembre 2020 11:49

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.