banner censura diariocolmenar

BALANCE DE LAS FIESTAS DE NAVIDAD EN COLMENAR VIEJO: DECEPCIÓN Y DESENCANTO

Actualidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Valoración del Usuario: 4 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Inactive
 

No han sido la Navidades más alegres para Colmenar Viejo para los numerosos vecinos que se han dirigido a la Asociación, agravado por el escaso acierto en la organización de las actividades que ha programado el equipo de gobierno municipal. Muchos colmenareños han buscado en otros municipios la fantasía y el atractivo que se ha negado en la localidad.

La primera y más emocionante de todas las actividades programadas ha sido el Belén viviente, realizado gracias a la labor voluntaria de vecinos y particulares, que volvieron a representar cuadros y escenas para delicia de los visitantes a los que no pesó la larga espera. Con esa excepción, los colmenareños han encontrado un panorama navideño muy poco motivador. Los adornos y la iluminación navideña se han ubicado en las rotondas del municipio, pero no se han adornado las calles del centro de Colmenar, que han quedado tristes y desangeladas.

Decepcionante por sus dimensiones mínimas y la falta de protección a las inclemencias – no se ha previsto carpa ni cubierta alguna - ha sido la pista de patinaje sobre hielo de la Plaza del Pueblo.

Bautizada por los vecinos como “el corral” o “el cuadrilátero de la plaza” o la “pista de Pin y Pon” aludiendo a su reducido de su tamaño, patinar era un ejercicio más de esquivar a los otros patinadores con los que se compartía la pista que practicar el patinaje. Ha costado a la arcas municipales 17.000 €.

De paupérrimas han sido calificadas las atracciones instaladas en el aparcamiento de la calle Real con Boteros: unas camas elásticas y un mini tren navideño con decoración y luces “domésticas”. El coste ha devorado otros 18.000 €. Mas indignación que desencanto ha provocado el Belén Municipal instalado en el Pósito. Carente de iluminación suficiente para este tipo de exposición, no se ha previsto aumentarla, lo que ha mantenido una penumbra tenebrista. La indignación nace de la inclusión de figuras realizadas por los voluntarios del “Taller del Belén Municipal” que fue clausurado por la privatización de hecho y cesión a de la gestión del Centro Cultural Pablo Neruda.

El Ayuntamiento ha adjudicado públicamente todo el mérito al montador que ha cobrado 2.000 €, sin mencionar el uso espúreo de esas figuras sin el consentimiento de sus autores del taller municipal clausurado que además realizaba el montaje gratuitamente.

También indignación ha provocado la cancelación de cinco de las siete actividades navideñas programas en la Casa de la Juventud. Y otro tanto ha provocado el fallido “Espectáculo de los Reyes Magos” programado en la Plaza de Toros, que no solo rompe con la tradición de la Cabalgata, sino que se ha diseñado sin alternativa alguna ante la previsión de lluvia conocida desde días antes. Mientras municipios de alrededor de Colmenar Viejo han celebrado sus cabalgatas incluso con lluvia o proponiendo otras actividades como en otras localidades donde la cabalgata se adaptó para que ningún niño se quedaran sin ver a los Reyes Magos de Oriente. A los niños de Colmenar Viejo no les ha quedado más que conformarse con un video publicado en las redes sociales municipales donde el protagonismo es acaparado por el alcalde. El coste, que no aparece en el portal de transparencia pese a ser obligatorio por ley, oscila, según previsiones, entre 130.000 y 140.000 €, más el seguro de cancelación, de 6.000 €.

Decepción, indignación, … parece que se cumple el sentir popular de que solo interesa deslumbrar al vecindario en temporada electoral y comprar las voluntades en el último momento para hacer olvidar a los vecinos de Colmenar Viejo las penurias que llevan soportando los últimos años. No se trata de pedir que se tire la casa por la ventana, pero sí de exigir que los recursos municipales se administren con la mínima destreza y habilidad que se requiere para un municipio de más de 55.000 habitantes. Mientras tanto, las navidades del 2021 quedarán en el recuerdo de los colmenareños como las más tristes y oscuras de las últimas décadas, y los comerciantes han vuelto a ver las calles del pueblo vacías de clientes que han marchado hacia otras localidades para disfrutar del espíritu navideño que se les ha negado en Colmenar.

Contacto:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Publicidad
Publicidad