La riqueza arqueológica de Colmenar se pierde entre la maleza y el abandono municipal  

Actualidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Yacimientos arqueológicos, molinos, batanes, minas y otras joyas de piedra se encuentran enterradas en el olvido, a la espera de que se realice una limpieza y se proceda al mantenimiento tras años de abandono

Son muchos los aspectos de los que se puede partir, para comprender y conocer los más de 500 años de historia de Colmenar Viejo. Un municipio que guarda en su término municipal multitud de joyas que revelan un pasado cargado de sentimientos y capaces de revelar la procedencia de los colmenareños.

Han transcurrido casi dos años desde que en julio de 2019, desde que el periódico local Clamores publicara un artículo denunciando que los yacimientos arqueológicos dormían el sueño de la desidia municipal, después de que durante años de trabajo de un grupo entusiasta de arqueólogos, denominado el Equipo A, sacara a la luz asentamientos y joyas arquitectónicas que permitían descubrir el pasado de Colmenar Viejo. En enero de 2020, PSOE y Ganemos denunciaban también este abandono y esta pérdida patrimonial.

Pues transcurrido este tiempo todo parece seguir igual o peor. Algo que se puede apreciar recorriendo los parajes colmenareños y comprobando como estas joyas de piedras permanecen enterradas entre maleza, hierba, suciedad por el abandono y el desinterés de los responsables políticos, tanto municipales como regionales.

Qué duda cabe que los yacimientos de Remedios y de la Dehesa han sido durante años la joya de la corona, unas joyas a las que poco a poco se le han ido cayendo los diamantes y han ido quedando enterrados hasta casi desaparecer. Todo esto después del gran trabajo realizado por un grupo de arqueólogos que lucharon porque este patrimonio saliera a la luz y fuera visitado por todos.

Desinterés municipal

Si caminamos por La Dehesa de Navalvillar, lugar en el que se encuentran varios yacimientos cercados, se puede apreciar perfectamente su abandono. No se trata de un abandono generado hace meses, ni mucho menos. Se trata de un abandono que proviene de años de desinterés municipal.

La hierba y la maleza cubren esta historia colmenareña escondiéndola casi completamente, como que nuestro máximos responsables municipales se avergonzaran de la misma, de esos más de 500 años de historia de esta villa colmenareña.

Pero mucho más grave, además de poder ser calificado de presunto delito patrimonial, es lo que ocurre con otras joyas del pasado de Colmenar Viejo. Minas de cobre que tuvieron su importancia hace tiempo se encuentran tapadas y escondidas bajo una densa maleza, impidiendo, no solo verlas, sino incluso encontrarlas.

Mientras que numerosos municipios tratan de recuperar su historia, su pasado, sus ancestros, Colmenar Viejo parece disfrutar enterrando su pasado. Molinos y batanes, que desempeñaron en el pasado un gran baluarte del vivir colmenareño y que representan un pedazo de la historia de la cantería del lugar, viven ahora el sueño del olvido.

No solamente la maleza recubre y tiñe de diversos colores sus piedras, lo lamentable es que estas joyas se derrumban ante el abandono municipal. Cualquier caminante que recorra estos lugares puede ver cómo, a medida que transcurre el tiempo, los muros de estas paredes van desapareciendo, las piedras labradas antaño se van desprendiendo y fundiéndose con el suelo.

Mientras la voracidad especulativa y los interés creados por los grandes líderes mundiales nos están abocando a un cambio climático depredador que pretende llevar por delante el destino de millones de seres humanos, sin que se tenga el más mínimo interés en poner algún tipo de remedio, si es que aún estamos a tiempo, la falta de interés patrimonial de los representantes políticos de Colmenar Viejo también está abocando a los colmenareños a permitir que su historia, su pasado, su deambular por el tiempo, se sumerja en las profundidades del olvido.

Y es que estos yacimientos, estos molinos, estas minas, estos batanes y otras muchas joyas, se han convertido en campos de hierba y suciedad por la total falta de interés de las autoridades de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de Colmenar Viejo. Mientras otros municipios tratan de reescribir su historia, Colmenar Viejo pretende enterrarla como si de otro vertedero de basura se tratara. Qué pena.

elcamina mina escondida

elcamina mina MOLINO

elcamina mina YACIMIENTO