banner censura diariocolmenar

 EL PSOE DE COLMENAR VIEJO DENUNCIA LAS CONSTANTES MENTIRAS QUE EL ALCALDE ESPARCE SOBRE “EL TAGARRAL”

Actualidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

EL PASADO 8 DE ABRIL EL AYUNTAMIENTO DE COLMENAR VIEJO PUBLICÓ UNA NOTA DE PRENSA ANUNCIANDO EL ACUERDO CON LA COMUNIDAD DE MADRID PARA EL PAGO DE LA SENTENCIA DE “EL TAGARRAL”. COMO VIENE SIENDO HABITUAL EN CADA INTERVENCIÓN, EL ALCALDE NO DEJÓ PASAR LA OPORTUNIDAD PARA SEMBRAR FALSEDADES SOBRE EL ORIGEN DE LA DEUDA.

Aunque sembrar mentiras es una estrategia habitual del PP de Colmenar, está adquiriendo su máximo esplendor en el asunto conocido como “El Tagarral”. Lo primero que dice el alcalde, en cualquier foro posible al que se le invita es que “El Tagarral” es un problema “creado por el PSOE en los años 80”. Lo cierto es que el asunto de “El Tagarral”, se remonta muchos años antes a 1987, pero el Partido Popular ha decidido repetir la mentira, fijando esa fecha como referencia con el único objetivo de atacar al PSOE. Explicando el asunto desde su inicio, se puede comprobar porqué el PSOE actuó con determinación y de manera acertada en los años 80, cuando gobernaba tanto la Comunidad de Madrid como el Ayuntamiento de Colmenar Viejo.

Entre los años 1968 y 1972, fíjese en la fecha con atención pues todavía no había ni siquiera democracia en este país, se aprueban la primera, segunda y tercera fase del Plan Parcial de Ordenación de Soto de Viñuelas.

Estas dos últimas fases fueron aprobadas definitivamente en última instancia mediante sentencia del Tribunal Supremo en 1975, ya que la administración tardo franquista optó por el silencio administrativo ante la solicitud de urbanización. Este plan, determina como suelo urbanizable los terrenos conocidos como “El Tagarral”. En este contexto es preciso recordar cómo era Tres Cantos en 1975 (básicamente los primeros movimientos de tierras) para comprender el sinsentido de urbanizar “El Tagarral”. ¿Qué sentido tenía hacer crecer una ciudad en direcciones opuestas sino para únicamente favorecer la especulación en esos terrenos?

Cuando los socialistas llegamos a los Ayuntamientos a principios de los 80, teníamos una democracia en ciernes, estábamos desarrollando las instituciones a la vez que gobernamos. Desarrollando los primeros planes urbanísticos, las primeras ordenanzas municipales y teníamos que ir poniendo orden a los desmanes del tardo-franquismo. Y eso es lo que hizo el PSOE desde el gobierno de Colmenar Viejo y desde la Comunidad de Madrid. Puso orden a un desarrollo urbanístico feroz que pretendía construir una ciudad desproporcionada, que proyectaba 140.000 habitantes. Cambió el uso del suelo de “El Tagarral”, que dejó de ser urbanizable y pasó a ser zona de protección agrícola y ecológica. Y frenó de golpe la especulación inmobiliaria en Tres Cantos. Aquí es muy importante señalar que, en el Pleno celebrado en septiembre de 1982, todos los concejales en PLENO (incluidos los concejales de los partidos políticos de la derecha del momento) votan por unanimidad frenar la especulación en el Tagarral denegando la urbanización de la 2ª y 3º fase del Plan Parcial de Soto de Viñuelas.

La audiencia Provincial se pronunció en 1985 a favor de las decisiones tomadas por las administraciones y, en especial, confirmando la decisión del Pleno de Colmenar Viejo de 1982 que denegaban la urbanización de la fase II y III de “El Tagarral”. Posteriormente los propietarios recurrieron el cambio del uso del terreno aprobado por el PGOU en 1987. Estaban en su derecho de solicitar una indemnización, al igual que la Comunidad de Madrid lo estaba para proteger aquellos terrenos. El conflicto judicial se alargó en el tiempo hasta que en 1999 se dictó sentencia firme obligando a las tres administraciones al pago de 41 millones de euros a los propietarios.

En 2002 se aprueba el PGOU de Tres Cantos (ya llevaban varios años segregados de Colmenar, por cierto, segregación a la que el PP de Colmenar NO se opuso). Como decimos, en 2002 se aprueba el PGOU de Tres Cantos, sin variar un ápice de las decisiones tomadas anteriormente por el Ayuntamiento de Colmenar, es más, a día de hoy, los terrenos de “El Tagarral” siguen manteniendo la calificación de no urbanizables de especial protección, lo que sin duda revalida la decisión tomada hace ya casi 35 años.

Hasta aquí la historia, y lo que el alcalde siempre olvida de ella es comentar que, desde 2002 el Ayuntamiento, ya en manos del Partido Popular, conocía que debía abonar las indemnizaciones correspondientes y, sin embargo, han estado pleiteando y pleiteando, incrementando la deuda desde entonces a base de intereses.

Desde el PSOE esperamos que esta breve sinopsis de lo sucedido a lo largo de décadas sobre “el Tagarral”, sirva a los vecinos de Colmenar y Tres Cantos, para tener una idea más clara de lo sucedido. Solo añadir dos comentarios más. El primero: Tres Cantos y Colmenar (gobernados desde hace décadas por el PP), se ven impelidos al pago de la deuda, por una demanda que interpone la Comunidad de Madrid (gobernada por el PP, también desde hace décadas).

El PSOE de Colmenar propuso hace muy pocos meses, en moción presentada a su respectiva comisión informativa municipal, que el Ayuntamiento solicitara a la Comunidad de Madrid, que el pago de dicha deuda se reinvirtiera en el municipio, véase por ejemplo para terminar el Colegio Héroes del 2 de mayo (que acumula un retraso para su finalización de más de tres años), pero esta petición fue rechazada con los votos del PP y los antiguos concejales de Ciudadanos (ahora tránsfugas).