Publicidad
Publicidad

La venta de cosméticos ecológicos crece un 30% en la Comunidad de Madrid

Belleza
Typography

Estamos ante una nueva tendencia en el cuidado de la salud y el Medioambiente. Lo podemos observar en la subida en el consumo de cosméticos ecológicos en la Comunidad de Madrid en los últimos años.

Según un estudio reciente de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), la compra de cosméticos ecológicos se ha visto incrementada en un 30% desde 2016 hasta hoy sólo en la Capital madrileña.

Esta crecida en el consumo, se hace más evidente entre mujeres jóvenes de edades comprendidas entre 28 años en adelante. Aunque estas cifras en aumento no sólo se reflejan en las mujeres madrileñas, también podemos observar que los hombres adultos de la Comunidad de Madrid por encima de los 30 años de edad, han experimentado una subida del 5.4% por año desde el año 2016 en adelante. Con lo que estamos hablando de una subida total del 16,2% en estos 3 últimos años.

Sectores como el de la estética, la belleza o el maquillaje profesional en la Comunidad de Madrid, ya se han hecho eco de la calidad de los cosméticos naturales ecológicos y de su demanda, por lo que cada vez su uso es más común en trabajos profesionales de publicidad, moda, cine o televisión.

¿Qué tienen de especial estos cosméticos ecológicos o Bios?
Se llama cosmética ecológica o bio a aquella cuyos compuestos provienen de cultivos ecológicos, en los que están prohibidos el uso de elementos químicos como pesticidas o abonos sintéticos, por eso, los procesos de fabricación son respetuosos y sostenibles con el medio ambiente.

La fama que están adquiriendo estos cosméticos se debe a que cada vez somos más conscientes de la composición de sus ingrendientes. Entre sus beneficios encontramos que no contienen algunos químicos que resultan agresivos en determinadas personas, penetran, regeneran  y suavizan la piel de manera más eficaz, se adapta mejor a todos los tipos de pieles o que no contiene conservantes en su composición.

Se han analizado un número significativo de cosméticos convencionales para ver las sustancias químicas nocivas que contienen. Entre los más comunes encontramos parabenes (conservantes), ftalatos (fijadores), formaldehídos (conservantes) y derivados del petróleo. El uso de estos compuestos se ha demostrado en casos aislados que pueden ser perjudiciales para el organismo, debido a que muchas cremas contienen agentes agresivos y penetran en la piel pasando al torrente sanguíneo. Al ser productos de uso diario, aunque se use en pequeñas cantidades, algunas de estas composiciones pueden resultar dañinas a largo plazo debido a un uso continuado.

A todo esto hay que añadir el gran impacto medioambiental que genera su producción y en muchos casos el uso de estos cosméticos son testados en animales, lo que ha alertado a la población y a la Comunidad Internacional.
Un ejemplo muy significativo del cuidado que debemos de tener con cosméticos convencionales, lo encontramos en los aceites para bebés, los cuáles tienen un alta composición de Petrolatum (derivado del petróleo), por no hablar de algunos cosméticos relacionados con el maquillaje que al contener químicos, tapan poros de la piel e incluso se han dado casos de quemazones en la cara, infecciones o determinados tipos de alergias moderadas o graves en menor proporción.

Las autoridades sanitarias recomiendan leer atentamente las etiquetas de composición de estos productos. Si bien es verdad que las grandes marcas de cosméticos son cada vez más conscientes de los problemas de salud que provocan algunos químicos, eso no evita que los clientes se inclinen cada vez más a consumir cosméticos ecológicos.

La categorización de los Cosméticos ecológicos
Esta crecida en el consumo se hace igualmente evidente a nivel mundial, por lo que el sistema ISO 'Organización Internacional de Estandarización", que establece normas de regulación y clasificación de productos, ya se ha adelantado a categorizar los cosméticos ecológicos a través de la norma ISO 16128-1.

Esta norma ISO propone que se especifique la categoría del producto según el porcentaje de ingredientes ecológicos dentro de su composición y el proceso de elaboración. De esta manera se pretende que cada cliente sepa perfectamente los que está comprando y pueda elegir la mejor opción con pleno conocimiento.

La norma ISO 16128-1, incluye como productos de origen ecológico los siguientes materiales de la naturaleza y los procedentes de los mismos:
•    Plantas, incluidos hongos y algas.
•    Minerales.
•    Animales.
•    Microorganismos.

Gracias a esta categorización se pretende ofrecer la mejor información al consumidor dentro de las etiquetas de los productos.

Suponemos que la tendencia está al alza y continuará su crecimiento durante los próximos años entre los vecinos de Madrid, cada vez más conscientes del cuidado del Medio Ambiente, la Salud y el Desarrollo Sostenible.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Inscríbete a través de nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones cuando hay nueva información disponible.
Publicidad
Publicidad