BANNER GENERICO 970x90px

¿Cómo hemos llegado a esta situación?

Actualidad
Typography

 

Haciendo un reduccionismo histórico, se puede comprender cómo hemos llegado a este momento y por qué. España tiene un gran protagonismo.
El origen se encuentra en la época imperial española. Todavía en Madrid están las calles dedicadas a los banqueros alemanes de Carlos V.

 

Haciendo un reduccionismo histórico, se puede comprender cómo hemos llegado a este momento y por qué. España tiene un gran protagonismo.
El origen se encuentra en la época imperial española. Todavía en Madrid están las calles dedicadas a los banqueros alemanes de Carlos V.

“Los integrantes de la Familia Fugger o Fúcares fueron un clan familiar de empresarios y financieros alemanes que llegaron a constituir uno de los mayores grupos empresariales de los siglos XV y XVI, siendo precursores del capitalismo moderno, junto con los Médicis y los Welser. A lo largo del siglo XV se produjeron en Europa una serie de fenómenos económicos que dieron como resultado la aparición de grandes fortunas con gran capacidad de influencia política. En la segunda década del siglo XVI, ocurrió la muerte del emperador Maximiliano I (1519) que dejó vacante la corona del Sacro Imperio Romano Germánico, a la que aspiraban el rey de Francia Francisco I y el nieto de Maximiliano, Carlos de Austria (el futuro emperador Carlos V).

La elección de un nuevo emperador estaba a cargo de siete electores (los arzobispos de Colonia, Maguncia y Tréveris, y los príncipes de Bohemia, Sajonia, Brandemburgo y el Palatinado). Antes de su muerte, Maximiliano compró los votos de cinco de los siete electores para su nieto, con dinero suministrado por los Fugger, y Carlos fue elegido por unanimidad.

Este acontecimiento marca el capítulo más influyente de la dinastía, otorgándole un lugar destacado en la historia europea del siglo XVI y haciéndola a su vez parte importante de la conquista de América”. Wikipedia.
Los banqueros acumularon principalmente riqueza gracias al enfrentamiento entre las potencias europeas. (Aprendieron que para ganar dinero se necesita una guerra, y por eso hoy buscan enemigos o los crean. Armaban a los dos bandos y se enriquecían). Para financiar las campañas del Imperio, los Emperadores recurrieron a los bancos. Al final, toda la riqueza de América y las arcas de las haciendas terminaron en manos de los banqueros, que se convirtieron en una élite económica con el paso del tiempo.

Llegaron a acumular tanto poder económico, que sentaron al Rey de Inglaterra y le dijeron -tú y yo iguales ante la Ley, Common Law-, y en la Revolución Francesa directamente lo guillotinaron, armaron a Napoleón y ya entonces intentaron el Nuevo Orden Mundial.

En el Siglo XIX, en Estados Unidos, una serie de personas de origen humilde, hicieron fortuna. El caso paradigmático es Rockefeller. Estas familias operaban inicialmente de forma autónoma. Una se hizo con el control del petróleo, otra con el de los telégrafos, el acero, los ferrocarriles, etc. Todas ellas se reunieron y comenzaron a tener no sólo vínculos entre ellas, sino que también entraron en contacto con los viejos banqueros europeos. Al reunirse observaron que podían tener un mayor beneficio si invertían en proyectos conjuntos, tanto a nivel nacional como internacional. Es decir, los beneficios de la industria del acero norteamericana, se podían invertir en comprar la agricultura mexicana, por ejemplo.

Tenían un problema; las legislaciones tanto nacionales como internacionales que no eran favorables a sus intereses. A partir de entonces, comenzaron a extender sus tentáculos. Colocaban a un sobrino de gobernador de un Estado para que modificara las leyes y hacer que pudieran negociar, invertir o producir, armaban milicias o daban un golpe de Estado en Sudamérica y ponían a un títere que gobernase para ellos, etc. Vieron que podían operar tanto a nivel nacional como intervenir y obtener beneficio en el extranjero y, de ahí, surgen las doctrinas de los diferentes Presidentes de los EE.UU.

Pasado el tiempo, controlaron la política, los sectores estratégicos y el poder financiero. Planificaron a largo plazo, terminaron con los grandes imperios a través de las guerras mundiales y financiaron la Revolución del 17 en Rusia. Los Rockefeller financiaron el ejército rojo de Trotsky y vendieron el combustible a Hitler durante la II Guerra Mundial.
No tienen patria, y únicamente atienden a sus intereses económicos.

Tras la II Guerra Mundial y la caída del Muro de Berlín, controlan el 30% de la Economía Mundial, los sectores vitales y los recursos minerales y naturales. Tienen todo el campo abierto a su disposición, y acaban de iniciar la minería espacial. 500 multinacionales controlan toda la Economía. Si en un autobús de 80 plazas se subiera a las 80 personas más ricas del mundo, tendrían el equivalente a la casi totalidad de la riqueza de todo el planeta. Pero de esos 80, los primeros 8 tienen más dinero que la mitad de la población mundial.

Ahora, que es a donde hemos llegado, la superestructura de poder que surge de la unión entre los viejos banqueros europeos y los magnates del S. XIX norteamericanos, está implantando la agenda, el Nuevo Orden Mundial; Un gobierno único, una moneda única, una religión única, reducción de la población, abolición de la propiedad privada, control de medios, destrucción de la familia, desmantelamiento de los Estados nacionales, degradación de la educación, ideología de género, descristianización, etc.

Rubén López

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Inscríbete a través de nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones cuando hay nueva información disponible.
Publicidad
Publicidad